Pabellón criollo


El pabellón criollo es un plato tradicional de Venezuela reconocido como el plato nacional por excelencia de la gastronomía venezolana.[1]​ El pabellón criollo tradicional está compuesto por arroz blanco cocido, carne mechada, caraotas (frijoles) negros y tajadas de plátano maduro frito, queso como acompañante y aguacate.[1][2]

La historia del pabellón data de los tiempos de la colonia, probablemente del siglo XVIII,[3]​ y según se cuenta es básicamente una reunión de "sobras" de comidas anteriores realizada por los esclavos de las haciendas: así la carne, el arroz y las caraotas negras generalmente databan de un día anterior o dos, siendo las tajadas de plátano lo único que se preparaba en el momento. Esta es una versión.

Existe otra hipótesis también de que este plato sea propio o representativo del centroccidente del país debido que es muy común verlo en las cartas en la mayoría de establecimientos gastronómicos. Y es que en esa región es donde se pueden conseguir de manera más fácil estos ingredientes,porque ahí convergen los Llanos, el mar Caribe, la Cordillera de los Andes, el Lago de Maracaibo, la Cordillera de la Costa y los climas más propicios para la agricultura de la nación entera.

Se suele hacer referencia a que el plato representa a las tres grandes culturas venezolanas[cita requerida]: europea (blanco: arroz), indígena (moreno: carne) y africana (negro: caraotas). Sin embargo está afirmación es meramente poética. Es muy probable que este plato sea de El Tocuyo del siglo XVII, debido a las recetas parecidas que se asocian mucho con los ingredientes utilizados en el pabellón.

Esta es la cultura criolla que ha sido la más influyente de todas dejando la huella en toda la gran mayoría de las tradiciones a lo largo de la historia Venezolana.


Frijoles negros con queso rallado, carne desmenuzada, rodajas de plátano y arroz