Palacio de Miraflores


El Palacio de Miraflores es la sede del Gobierno de Venezuela, lugar donde está ubicado el despacho oficial del Presidente de la República.

Está ubicado en el centro-oeste de Caracas, cerca del casco central de la ciudad y a pocas cuadras del Palacio Federal Legislativo. Comenzó a ser construido a mediados de 1884 bajo la dirección del conde italiano Giussepe Orsi de Mombello durante el mandato del presidente Joaquín Crespo (1884-1886),[1]​ pero fue a partir de 1900 en que empezó a utilizarse como Palacio Presidencial, bajo el gobierno de Cipriano Castro.

A diferencia de otros países, la Vicepresidencia mantiene su despacho en una sede separada, ubicada frente al edificio del antiguo Correo de Carmelitas. El único ente gubernamental que se halla dentro del palacio es el Ministerio del Despacho de la Presidencia. La residencia del presidente y vicepresidente se encuentran fuera de Miraflores. La Residencia Presidencial La Casona está ubicada en la urbanización Santa Cecilia y la Residencia Oficial de La Viñeta (hogar del vicepresidente) dentro del Fuerte Tiuna.

El 27 de abril de 1884 el general Joaquín Crespo toma posesión de su cargo como Presidente de la República y en agosto del mismo año compra el terreno de la Hacienda La Trilla, que fue en tiempos coloniales propiedad del Conde de San Javier, para iniciar la construcción de una nueva residencia, donde viviría con su esposa, Jacinta Parejo de Crespo, y sus hijos.

Es por ello que originalmente se le llamó a esta residencia La Trilla, y más tarde se le denominó Miraflores, su nombre actual. Fueron dos los elementos que influyeron en el lento desarrollo de la construcción del palacio. Por un lado, las obligaciones presidenciales que impidieron a Crespo ocuparse directamente del proyecto; y por el otro, lo irregular del terreno, debido a que estaba situado en los bajos de la ladera sur avileña. Más tarde, hacia el año 1887, comienza la segunda etapa histórica de la construcción de Miraflores, la cual se ve afectada por los requerimientos de tiempo y dinero que le exigían a Crespo el logro de sus metas políticas.

Durante la mayor parte de esa época, Crespo estará fuera del país, lo que dificulta un poco la continuación del proyecto. Sin embargo, en España establece contacto con el constructor Juan Bautista Sales, con quien observa los modelos para la construcción, el diseño de los primeros planos, y contrata a un grupo de artesanos en carpintería, herrería y decoración. Se comenta que durante su estadía en España, Crespo tomó el nombre de Miraflores debido a una Cartuja que existe en la ciudad de Burgos. Una segunda versión indica que Crespo se inspiró en ese nombre a raíz de su exilio en Perú, donde permaneció algún tiempo en una hacienda antigua denominada Miraflores.


Interior del palacio a principios del siglo XX.
Fachada de Miraflores en el año 1930.
Interior del Palacio de Miraflores en 1903.
La Junta Revolucionaria de Gobierno durante una reunión en el Salón de los Espejos (denominado actualmente Salón Joaquín Crespo) en 1945.
Edgar Sanabria juramentado en el cargo de comisionado especial de la Presidencia de Venezuela, por Rafael Caldera en el despacho presidencial, 1969.
Jimmy Carter, presidente de los Estados Unidos y Carlos Andrés Pérez en el despacho presidencial, 1978.
Descendientes del expresidente Joaquín Crespo, durante una visita a Miraflores en 1972.
Patio Central del Palacio.
Obras de Julián Oñate y Juárez en la colección del palacio
Invierno (1898)
Alegoría de la abundancia (1897)
Verano (1898)
Retrato ecuestre del general Joaquín Crespo (1897) por Arturo Michelena.
Pasillos y Patio Central de Miraflores en 1924.
«Puerta Dorada» del palacio en 1998.
El Cuartel General de División Fernando Rodríguez del Toro alberga a la Guardia de Honor Presidencial.
El Archivo Histórico de Miraflores entre las esquinas de Santa Capilla y Carmelitas.