Palacio de la Cancillería


El Palacio de la Cancillería (en italiano, Palazzo della Cancelleria, en referencia a la Cancillería Papal) es un palacio en Roma, situado entre el actual Corso Vittorio Emanuele II y el Campo de' Fiori, en el rione de Parione. Alberga la sede del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica.

Fue construido entre 1489-1513, siendo el primer palacio de Roma que fue erigido desde el principio en el nuevo estilo renacentista. La larga fachada con su ritmo de dobles pilastras planas entre ventanas con arcos sobre ellas es de concepción florentina, comparable al Palacio Rucellai de León Bautista Alberti. El gran portón fue añadido en el siglo XVI por Domenico Fontana por orden del cardenal Alejandro Farnesio.

El travertino color hueso de la fachada fue reciclado de las ruinas romanas del teatro de Pompeyo, ya que la Ciudad Eterna era entonces un campo de ruinas: construida para más de un millón de habitantes apenas albergaba unos 30.000. Las cuarenta y cuatro columnas de granito egipcio del patio interior posiblemente provengan también del teatro. Según documentos que han sobrevivido, un puñado de columnas de granito fueron transportadas desde las Termas de Diocleciano. Es posible también que algunas se tomaran de la antigua Basílica de San Lorenzo in Damaso destruida durante la construcción del palacio, aunque esto ha sido cuestionado en años recientes.[2]

En el patio central rectangular o cortile del Bramante, las dos plantas inferiores están representadas por logias con arcadas abiertas. En este patio dórico pueden verse rosas, símbolo familiar de Raffaele Riario, comitente del palacio.[3]​La identidad del arquitecto es objeto de división de opiniones, Francesco di Giorgio Martini y Baccio Pontelli pueden haberse visto implicados en las primeras etapas del diseño. Tradicionalmente se ha atribuido a Bramante y Andrea Bregno.

La cancillería fue construida para el cardenal Raffaele Riario quien tenía el cargo de cardenal camarlengo de su poderoso tío, el papa Sixto IV. Se rumoreaba que los fondos venían de una noche de ganancias en el juego.[3]​ Desde 1753 el vicecanciller resultó ser el pretendiente jacobita a la corona de Gran Bretaña, Enrique Estuardo, cardenal duque de York, el jacobita «Enrique IX de Gran Bretaña». [1]. Aún alberga varios organismos de la Santa Sede, como el Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica, el Tribunal Apostólico de la Rota Romana y la Penitenciaría Apostólica, y es un enclave de la Santa Sede perteneciente a Italia que goza extraterritorialidad de acuerdo con los Pactos Lateranenses de 1929.


El patio.
Palazzo della Cancelleria: grabado del siglo XVIII, obra de Giuseppe Vasi que exagera la profundidad de la Piazza della Cancelleria en frente del Palacio.