Pandemia de COVID-19


La pandemia de COVID-19, conocida también como pandemia de coronavirus, es una pandemia actualmente en curso derivada de la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2.[8][9]​ Inicialmente fue llamada «neumonía de Wuhan», puesto que los primeros casos fueron identificados en diciembre de 2019 en la ciudad china de Wuhan,[10][11]​ al reportarse casos de un grupo de personas enfermas con un tipo de neumonía desconocida. La mayoría de los afectados tenía vinculación con trabajadores del Mercado mayorista de mariscos de Huanan.[12]​ La Organización Mundial de la Salud (OMS) la declaró una emergencia de salud pública de importancia internacional el 30 de enero de 2020 y la reconoció como una pandemia el 11 de marzo de 2020, cuando informó que había 4291 muertos y 118 000 casos en 114 países.[13]

Al 6 de junio de 2022 se han contabilizado más de 535.56 millones de casos de la enfermedad en 260 países y territorios, y 6.32 millones de fallecidos. Por otra parte, para junio de 2022 se han alcanzado las 5180 millones de personas vacunadas con al menos una dosis, un 66% de la población mundial. La Organización Mundial de la Salud estima que al menos el 10% de la población mundial ya se había contagiado de esta enfermedad (unas 780 millones de personas infectadas aproximadamente), debido al gran subregistro de casos a nivel mundial.[14][15]

El virus se transmite generalmente de persona a persona a través de pequeñas gotas de saliva, conocidas como gotas de Flügge, que se emiten al hablar, estornudar, toser o respirar.[16][17][18]​ También está documentada la transmisión por aerosoles (< 5 μm). Se difunde principalmente cuando las personas están en contacto cercano, pero también se puede difundir al tocar una superficie contaminada y luego llevar las manos contaminadas a la cara o las mucosas. Su período de incubación suele ser de cinco días, pero puede variar de dos hasta catorce días.[19][20]​ Los síntomas más comunes son fiebre, tos seca y dificultades para respirar.[19]​ Las complicaciones pueden incluir neumonía, síndrome respiratorio agudo o sepsis.[21][22][23]​ En la OMC, un grupo de 99 países en vías de desarrollo liderados por India y Sudáfrica y con el apoyo de la organización Médicos sin Fronteras pidieron la suspensión temporal de las patentes de las vacunas contra la COVID-19 mientras dure la pandemia. A este pedido se oponen, entre otros países, la mayoría de los miembros de la Unión Europea, Estados Unidos y Brasil.[24][25][26][27][28]


Síntomas[43]
El Mercado Mayorista de Mariscos del Sur de China en Wuhan, intervenido por las autoridades al ser el primer lugar donde se registró el virus SARS-CoV-2 en trabajadores y comerciantes del recinto.
Mascarillas con válvulas de salida. Esas válvulas expulsan el aire sin filtrar, pudiendo transmitir el virus.
Proporción de personas que recibieron al menos una dosis de las vacunas contra la COVID-19.
Una adulta mayor recibiendo una vacuna contra la COVID-19 en diciembre de 2020.
Grafiti en Madrid (España) con la frase «Covid escusa [sic] crash bursátil», en referencia a que la enfermedad COVID-19 es una excusa intencionada para desplomar la economía real.
Grafiti negacionista de la COVID-19 en Andalucía (España).
Vicepresidente de Taiwán en entrevista con la BBC.
La OMS ignoró la información de Taiwán sobre 7 casos de SARS provenientes de Wuhan desde el 31 de diciembre de 2019.
Gráfico del aumento de defunciones por COVID-19 desde enero a abril de 2020 según los datos de la Organización Mundial de la Salud a nivel mundial.
Países del mundo cuyas economías entraron en recesión en 2020 (en marrón).
Personas en Wuhan haciendo cola frente a una farmacia para comprar máscaras quirúrgicas.
Movimiento del Dow Jones Industrial Average entre diciembre de 2019 y marzo de 2020, que muestra el máximo histórico en febrero, y el desplome en febrero y marzo durante la pandemia del COVID-19.
Movimiento del precio del WTI a partir de 2019. El 20 de abril de 2020 los precios cayeron por debajo de cero por primera vez en la historia.
Vuelo casi vacío de Pekín a Los Ángeles, 15 de marzo de 2020.
Desinfección de un avión, 6 de marzo de 2020.
Pegatinas rojas colocadas en cada asiento de un metro en Moscú, el tren anima a las personas al distanciamiento social
Mapa de Santo Domingo (República Dominicana)
En respuesta a la pandemia, escuelas de todo el mundo suspendieron las actividades presenciales y los estudiantes comenzaron a tomar clases en línea desde sus hogares como se ve aquí con un estudiante de México,[328][329][330]​ país en el que la enfermedad hizo que la deserción escolar aumentara a 5,2 millones por falta de dinero o recursos.[331]
El #Yomequedoencasa es originario de España y se expandió a algunos países hispanoamericanos,[351]​ el movimiento vía redes sociales busca promover la inmovilización social para evitar el avance de la pandemia de COVID-19.[352]
Países con restricción de desembarque de extranjeros en rojo.
Enfermeras protestan por falta de equipamiento para atender a los contagiados de COVID-19 en Los Ángeles, California (Estados Unidos), el 13 de abril de 2020.
Un sacerdote católico celebra la eucaristía en un templo vacío mientras la retransmite por Internet.
Letrero en la puerta de un cine Regal de Nueva York cerrado en marzo de 2020.
Medidas de control de aforo, al 33%, en una conferencia performativa en el Instituto del Teatro de Barcelona
Reducción del aforo al 33% por el COVID-19 en el marco del III Congreso MUTIS de investigación y práctica escénica. Conferencia performática de Ana Bustamante, Shopie Kasser y centro Moveo. Instituto del Teatro de Barcelona, 12 de marzo de 2020.
Un estudio publicado en The Lancet señala que "entender cómo los brotes de enfermedades afectan de manera diferente a hombres y mujeres es fundamental para desarrollar políticas de intervención equitativas e igualitarias".[405]
Las imágenes del Observatorio de la Tierra de la NASA muestran una gran reducción de la contaminación en Wuhan, China, al comparar los niveles de NO2 a principios de 2019 (arriba) y a principios de 2020 (abajo).[415]