Pausanias (geógrafo)


Pausanias (en griego: Παυσανίας), fue un viajero, geógrafo e historiador griego del siglo II de la era común (c. 110-180), contemporáneo de los emperadores romanos Adriano, Antonino Pío y Marco Aurelio.

Es reconocido por su extensa obra Descripción de Grecia (griego antiguo: Ἑλλάδος Περιήγησις, Hellados Periegesis),[1]​ que describe la antigua Grecia a partir de sus propias observaciones; y en la cual proporciona información crucial para establecer vínculos entre la literatura clásica y la arqueología moderna.

Se cree que era nativo de la región de Lidia, situada en Asia Menor, probablemente de Magnesia del Sípilo, que menciona varias veces en su obra. Nació aproximadamente en el año 110 de nuestra era. Ciertamente estaba familiarizado con la costa occidental de Asia Menor, pero sus viajes se extendieron mucho más allá de los límites de Jonia. Antes de visitar Grecia, había estado en Antioquía, Jope y Jerusalén, y en las orillas del río Jordán. En Egipto, había visitado las pirámides. En Macedonia, parece haber visto la tumba que se dice que es la de Orfeo en Libetra. Al cruzar a Italia visitó algunas de las ciudades de Campania, así como Roma. Es uno de los primeros en escribir sobre las ruinas de Troya y Micenas.

Entre otros méritos, se le atribuye haber encontrado el lugar de la sepultura de Platón en la Academia que aquel fundó, en las afueras de Atenas; que ya tenía unos 5 siglos en la época de Pausanias.

A pesar de que su obra tiene poco valor literario, actualmente se la considera una fuente valiosa de información histórica sobre la topografía, los monumentos y los cultos locales de la antigua Grecia; pues ha llegado intacta hasta nosotros y es considerada como la primera guía turística conocida. Así, por ejemplo, cuenta su estancia en Atenas, describe los Juegos Olímpicos, los templos dóricos y la mitología griega.

Cuando en el siglo XVIII los viajeros europeos, sobre todo británicos y alemanes, comenzaron a viajar a Grecia y a redescubrir esta civilización, llevaban como guía la obra de Pausanias. Ella permitió la identificación del sitio en Olimpia, en Delfos y, en general, en los grandes yacimientos arqueológicos griegos.