Piratería


La piratería es una práctica de saqueo organizado o bandolerismo marítimo, probablemente tan antigua como la navegación misma. Consiste en que una embarcación privada o una estatal amotinada ataca a otra en aguas internacionales o en lugares no sometidos a la jurisdicción de ningún Estado, con el propósito de robar su carga, exigir rescate por los pasajeros, convertirlos en esclavos y muchas veces apoderarse de la nave misma. Su definición según el Derecho Internacional puede encontrarse en el artículo 101 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.[2]

Junto con la actividad de los piratas que robaban por su propia cuenta por su afán de lucro, cabe mencionar los corsarios, unos marinos contratados por el Estado mediante patente de corso para atacar y saquear las naves de un país enemigo. La distinción entre pirata y corsario es necesariamente parcial, pues corsarios como Francis Drake o la flota francesa en la Batalla de la Isla Terceira fueron considerados vulgares piratas por las autoridades españolas, ya que no existía una guerra declarada con sus naciones. Sin embargo, el disponer de una patente de corso sí ofrecía ciertas garantías de ser tratado como soldado de otro ejército, y al mismo tiempo acarreaba ciertas obligaciones.

Según la Real Academia Española, la voz pirata viene del latín pirāta, que por su parte procedería del griego πειρατής (peiratés),[3]​ compuesta por πειρα, -ας (peira), que significa 'prueba'; a su vez deriva del verbo πειράω (peiraoo), que significa 'esforzarse', 'tratar de', 'intentar la fortuna en las aventuras'.

Otros autores[¿quién?] abogan porque proviene del griego pyros ('fuego'). El fundamento que se alega es que tras un acto típico de amotinamiento en un barco, para eliminar cualquier tipo de pruebas y toda posibilidad de buscar culpables finalmente se le prendía fuego, no sabiendo por tanto quién había muerto en la trifulca y quién no, resultaba prácticamente imposible encontrar algún culpable si se daba a todos por desaparecidos. Siendo por tanto el término pirata equivalente a incendiario. En este sentido, el término pirata fue usado con anterioridad como actos puntuales de amotinados y saqueadores y no solo referente al mar. Cuando esto era así aún no existían piratas en el concepto que más tarde se implantó. Como suele suceder en todas las épocas, una voz aplicada para denominar a un determinado colectivo, sobre la base de un determinado hecho, se acaba generalizando a un rango mayor y menos específico y aplicando a todo saqueador en general, y más específicamente a los saqueadores del mar (toda vez que existían múltiples voces para designar a los «saqueadores de tierra»), quemara ya, o no, el barco.


Bandera Jolly Roger, de Calico Jack,[1]​ tenida como representación clásica y simbólica de la piratería.
El español Amaro Pargo fue uno de los corsarios más famosos de la Edad de oro de la piratería.
El navío "Venganza de la reina Ana" (Queen Anne's Revenge) del famoso Barbanegra, seudónimo del capitán Edward Teach.
Odiseo atado al mástil de su barco tratando de vencer la atracción de las sirenas. Cuadro «Las sirenas» de Léon Belly, Museo de l'Hotel Sandelin, Saint Omer, Francia.
Trirreme de la primera flota romana representado en un mosaico.
Rutas y años de la era vikinga.
Modelo de barco vikingo de guerra del siglo IX.
La Batalla del puente Stamford del año 1066. Obra de Peter Nicolai Arbo realizada en 1870.
Dhow mozambiqueño en el océano Índico. Los dhows son embarcaciones tradicionales árabes muy parecidas a las utilizadas por ese pueblo en tiempos de los abásidas, cuando fueron diestros piratas y navegantes.
Carta de Marsella del Atlas de Braun y Hogenberg «Civitates Orbis Terrarum».
Reproducción de una coca, típica nave medieval del mar Báltico.
Störtebeker es derrotado en Heligoland. Archivo Histórico de Hamburgo.
Gaspar Bouttats: Retrato de Horruc (Aruj, Baba Aruj, Barbarroja), aguafuerte, 1681. Inscripción: "Horruc Cossario de los Turcos". Biblioteca Nacional de España.
Mercado de Esclavos en la isla de Djerba, Túnez.
La batalla de Málaga en 1704 fue el mayor combate naval de la Guerra de Sucesión Española. Cuadro del National Maritime Museum, London.
La batalla de Lepanto de 1571, grabado realizado en 1572 por Martino Rota.
Jacques de Sores saquea y quema La Habana en Cuba.
Retrato en miniatura de Francis Drake (1540-1596) realizado por Nicholas Hilliard en 1581, año en que fue armado caballero (Knight Bachelor) por Isabel I de Inglaterra en recompensa por sus servicios a la Corona inglesa.
Retrato de Isabel I, conmemorando la derrota de la Armada española en 1588 (representada en el fondo). Obsérvese el globo terráqueo bajo la mano derecha de la reina, símbolo de su eventual poder mundial. Al año siguiente, 1589, la Armada española obtuvo una contundente victoria sobre la Armada inglesa.
Ilustración de un pirata por Howard Pyle.
El Spanish Main, la región costera continental de las posesiones españolas que daban al mar Caribe. Principal lugar desde donde salían los navíos que llevaban las riquezas extraídas de América para España.
Fuerte de Cartagena de Indias, Colombia. Las impresionantes fortificaciones de esta ciudad fueron reparadas y reforzadas por los mejores arquitectos militares, como Bautista Antonelli.
Fuerte de Cartagena de Indias, Colombia. En contra de la creencia popular, ni los piratas ni los marinos de otras naciones pudieron llegar a capturar siquiera el 1% de las flotas que salieron desde el puerto caribeño.
Pintura de Jean Leon Gerome Ferris (1863–1930), que interpreta la batalla entre Barbanegra y el teniente Robert Maynard.
Retrato de William Kidd. Historiadores modernos no lo consideran pirata, debido a que actuó solo como corsario bajo patente de corso de Guillermo III de Inglaterra.
Galeón neerlandés, por Hendrick Cornelisz Vroom, del Rijksmuseum, Ámsterdam.
Cementerio de piratas en la isla Sainte Marie, capital de la colonia pirata de Madagascar.
El comercio triangular sirvió económicamente los intereses de las colonias americanas y era base del sistema de producción de las plantaciones así como del crecimiento preindustrial en Europa. Se trata del camino de los barcos entre los puertos de Inglaterra, Portugal, España y Francia, hacia el Caribe, una vez cargados por la costa oeste de África.
Mapa de la flota de mar de Francis Drake en Santo Domingo. Obra de Baptista Boazio de 1589, perteneciente a la Colección Jay Kislak de Library of Congress.
Los Rugientes Cuarenta es una corriente de aire global que se desplaza entre los 40º y 50º S de los océanos australes.
El barco Tay es atacado por los Piratas de Islas Ladrones.
Junk chino descripto en "Travels in China", relato del viaje de 1804 desde Pekín a Cantón, por John Barrow.
Bandera de Florida. Desde esta península americana salieron varias expediciones de filibusteros estadounidenses.
William Walker desembarca en El Realejo. Diorama del Museo Histórico Cultural Juan Santamaría de Alajuela, Costa Rica.
Pintura de una fragata de la clase Magicienne. Este tipo de navío, como la fragata La Argentina, determinaron el poderío naval del siglo XIX.
El buque petrolero MV Sirius Star, el mayor barco capturado por piratas.
Lancha con piratas somalíes a bordo.
Grupo de barcos asignados a la Task Force 150. Foto de la U.S. Navy.
Piratas atacando a un galeón. Ilustración de Howard Pyle.
La tripulación de Bartholomew Roberts en un momento de relajación según el libro The Pirates Own Book.
El capitán Jack Sparrow representado en Wizard World Anaheim.
Portada de La isla del tesoro en una edición de 1911.
Ilustración de Howard Pyle de unos piratas luchando por resultar capitán.
Ilustración de Carlos NCT para la novela "Los piratas circulares".
Ilustración de cubierta del "Diccionario Pirata".