Placa de la Pioneer


Las placas de la Pioneer son un par de planchas metálicas que fueron colocadas a bordo de las sondas espaciales Pioneer 10 y Pioneer 11 con un mensaje visual.

Las sondas espaciales Pioneer 10 y Pioneer 11 fueron dos de las primeras sondas del programa de exploración espacial de la NASA. La sonda Pioneer 10 fue lanzada desde cabo Cañaveral el 2 de marzo de 1972 y la Pioneer 11 el 5 de abril de 1973 desde el mismo sitio.

La misión de las Pioneer fue explorar los planetas gigantes (Júpiter y Saturno) del sistema solar y también se les han instalado placas inscritas con un mensaje simbólico que informaría a una posible civilización extraterrestre que llegara a interceptar las sondas sobre el ser humano y su lugar de procedencia, la Tierra: una especie de «mensaje en una botella» interestelar.

Las placas fueron diseñadas y popularizadas por el astrónomo y divulgador científico estadounidense Carl Sagan y por Frank Drake, y dibujadas por Linda Salzman Sagan. De hecho, fue el propio Sagan quien persuadió a la NASA y los convenció para que las Pioneer llevaran la placa.

En ellas aparecen: a la derecha, la imagen de la sonda con el único fin de dar proporción a las dos figuras humanas dibujadas delante, una femenina y otra masculina. Los dibujos originales de las figuras se basaron en los de Leonardo da Vinci y en las esculturas griegas.[1]

Se puede ver que el órgano sexual (la vulva) de la mujer no está representado; solo se muestra el monte de Venus.[2]​ Se ha afirmado que Sagan, teniendo poco tiempo para completar la placa, sospechaba que la NASA habría rechazado un dibujo más exacto y por lo tanto buscó un compromiso solo para estar seguro.[1]


Placa de la Pioneer 10.
La placa montada en la sonda Pioneer 10.