Platón


Platón[n. 1]​(en griego antiguo: Πλάτων, Plátōn; Atenas[1]​ o Egina,[2]c. 427-347 a. C.)[3][1]​ fue un filósofo griego seguidor de Sócrates[n. 2]​ y maestro de Aristóteles.[4]​ En 387 a. C. fundó la Academia de Atenas,[5]​ institución que continuaría a lo largo de más de novecientos años[n. 3]​ y a la que Aristóteles acudiría desde Estagira a estudiar filosofía alrededor del 367 a. C., compartiendo unos veinte años de amistad y trabajo con su maestro.[n. 4]

Participó activamente en la enseñanza de la Academia.[6]​ Escribió sus obras, mayoritariamente en forma de diálogo, sobre los más diversos temas, tales como: filosofía política, ética, psicología, antropología filosófica, epistemología, gnoseología, metafísica, cosmogonía, cosmología, filosofía del lenguaje y filosofía de la educación. A diferencia de sus contemporáneos, se cree que todo su trabajo ha sobrevivido intacto.[7]

Platón desarrolló sus doctrinas filosóficas mediante mitos y alegorías. En su "teoría de las formas" o "ideas", sostuvo que el mundo sensible es solo una "sombra" de otro más real, perfecto e inmutable del cual provienen los conceptos universales que estructuran la realidad a partir de la "Idea del Bien"; y el alma humana, la cual es inmortal pero esta se encuentra "encarcelada" en el cuerpo. Según su "teoría de la reminiscencia", las ideas son innatas en el alma y "recordadas" por la razón (anamnesis). Platón también es considerado como uno de los fundadores de la filosofía política al considerar que la ciudad justa estaría gobernada por "filósofos reyes". Intentó también plasmar en un Estado real su original teoría política, razón por la cual viajó dos veces a Siracusa, Sicilia, con intenciones de poner en práctica allí su proyecto, pero fracasó en ambas ocasiones y logró escapar penosamente y corriendo peligro su vida debido a las persecuciones que sufrió por parte de sus opositores.[8]​ De Platón también recibimos los conceptos de “amor platónico” y "sólidos platónicos".

Platón murió a los 80 años de edad, dedicándose en sus últimos años de vida a impartir enseñanzas en la Academia de su ciudad natal. Tras su muerte, dicha institución estuvo al cargo de su sobrino Espeusipo. Durante varios siglos, la "Antigua Academia" fue abandonando el platonismo, dando un giro filosófico hacia el escepticismo en la "Nueva Academia". Esta fue clausurada definitivamente por el emperador Justiniano en el 529.[9][10]


Platón era un luchador y su nombre viene por su espalda ancha. Herma del Museo Capitolino, Roma.
Mosaico del siglo I hallado en Pompeya que representa a la Academia de Platón. Actualmente en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.
Pitágoras.
Heráclito.
Parménides.
Sócrates.
Papiro Oxyrhynchus, con fragmento de la República.
Platón en su academia, dibujado por el pintor sueco Carl Johan Wahlbom.
Sócrates enseñando a Alcibíades por François-André Vincent.
Platón en La escuela de Atenas; señala al cielo en alusión al Mundo de las ideas.
Platón en la Escuela Secundaria Joachimsthal, Berlín, por Max Klein.
"El mito sirve a Platón para ejemplificar la distinción entre mundo sensible y mundo inteligible (dualismo ontológico), y la distinción entre opinión y saber (dualismo epistemológico)."[98]
Descripción de los elementos que componen el esquema:
1. El alma existe antes que el cuerpo. En su vida anterior, en el mundo suprasensible, contempla las ideas.
2. Cuando el alma se une al cuerpo, olvida el conocimiento que había adquirido.
3. En el mundo sensible, el hombre percibe por los sentidos los objetos que fueron hechos por el Demiurgo (Dios), a partir de una materia preexistente (jora), teniendo como modelo a las ideas.
4. La percepción sensible de los objetos despierta en el alma, por su semejanza con las ideas, el recuerdo de las ideas olvidadas. De allí que se denomine "Teoría de la Reminiscencia" o del recuerdo.
{{{Alt
El auriga representa el alma racional y los caballos el alma concupiscible e irascible.
Estatua de Platón en la Academia de Atenas.
Estatua de Platón en Ceuta.
Grabado de Platón en las Crónicas de Núremberg.