Polo celeste


Los polos celestes, norte y sur, son los dos puntos imaginarios en los que el eje de rotación de la Tierra corta la esfera celeste, una esfera ideal, sin radio definido, concéntrica con el globo terrestre, en la cual aparentemente se mueven los astros. Permite representar las direcciones en que se hallan los objetos celestes.[1][2]

De noche, las estrellas parecen girar de este a oeste. La trayectoria que describe cada estrella es circular, con centro en uno de los polos celestes (norte o sur, dependiendo del hemisferio donde se encuentre el observador). Este movimiento, aparente, es debido al movimiento de rotación de la Tierra.

Los polos celestes son los polos del sistema de coordenadas ecuatoriales; es decir, son los puntos que tienen declinaciones +90° y -90°, norte y sur, respectivamente.

El movimiento de la esfera celeste es aparente y está determinado por el movimiento de rotación de nuestro planeta sobre su propio eje. La rotación de la Tierra, en dirección oeste–este, produce el movimiento aparente de la esfera celeste, en sentido este–oeste. Este movimiento lo podemos percibir de día, por el desplazamiento del Sol en el cielo, y en las noches, por el desplazamiento de las estrellas. Ambos se realizan en sentido este–oeste. La velocidad con que gira la esfera celeste es de 15°/hora, por lo que cada 24 horas completa un giro de 360°.[3]

Por efecto de la precesión de los equinoccios, los polos celestes se desplazan con relación a las estrellas, y, en consecuencia, la estrella polar (es decir, la estrella que aparece más cercana al polo) de cada hemisferio no es la misma a través de los años, a diferencia de la Estrella del Norte. Actualmente, la estrella polar del hemisferio norte es la situada en el extremo de la «cola» de la Osa Menor, llamada «Polaris» o α Ursae Minoris, que dista del polo menos de un grado. Todavía se le irá acercando más y desde el año 2100 no distará de él más de 28'. A partir de ese momento el polo se estará alejando de Polaris, la que no volverá a ser la polar hasta unos 25 780 años después.

Hacia el año 1930, el polo celeste pasó junto a una estrella de magnitud 11, la cual recibió por unos años el nombre de «Polarísima». Actualmente el polo se aleja de ella a razón de 20” por año.


Los polos celestes norte y sur y el ecuador celeste.
Proyección estereográfica de la esfera celeste con los elementos más importantes.