Pompeya


Pompeya[a]​ fue una antigua ciudad romana situada en la Campania, a orillas del golfo de Nápoles, próxima a la actual Nápoles. Es principalmente conocida por haber sido destruida durante la erupción del Vesubio del año 79.

Sus orígenes no se conocen bien. Se supone que fue una fundación osca, pueblo que ocupó la región de Campania tras la colonización griega del sur de la costa tirrena en los siglos VIII y VII a. C. Cabe la posibilidad de que los etruscos se adueñaran de la ciudad en el siglo VI a. C. y construyeran las primeras murallas de piedra alrededor del año 570 a. C. Posteriormente, hacia el año 450 a. C., fue conquistada por los samnitas, como lo demuestran las muchas inscripciones en idioma osco descubiertas en las excavaciones de la ciudad. Entró definitivamente en la órbita romana en calidad de ciudad aliada a principios del siglo III a. C., y obtuvo la plena ciudadanía romana tras la guerra Social. Más tarde Sila modificó el estatuto de la ciudad, haciéndola pasar de municipium a colonia romana para asentar a dos mil veteranos de sus ejércitos. Este hecho incrementó la romanización de Pompeya y la sustitución paulatina del osco por el latín.[4]

Al estar en un área de notable actividad sísmica y volcánica, Pompeya sufrió a lo largo de su historia varios desastres naturales como el intenso terremoto del año 62, que afectó a la red de agua corriente y arruinó varios edificios públicos y zonas del foro que todavía seguían sin actividad el 24 de agosto del año 79 cuando una violenta erupción del monte Vesubio la enterró bajo toneladas de sedimentos. Muchos de sus habitantes fallecieron debido al flujo piroclástico. A partir de trabajos arqueológicos realizados en 2018, se postuló que la erupción pudo ocurrir el 24 de octubre,[1][2]​ aunque ya había pruebas previas que indicaban una datación en el otoño o en el invierno del mismo año.[5]

Ya en la misma Antigüedad fue objeto de rapiñas, sobre todo en época de Tito, poco después de su destrucción. Sin embargo, la gran cantidad de sedimentos que la cubrieron hicieron imposible el saqueo continuado del lugar, lo que terminó por protegerla del expolio al que fueron sometidos otros enclaves antiguos en la Edad Media. A pesar de algunas menciones en Estacio y Marcial, la ciudad se hundió en un relativo olvido durante siglos. Fue en 1592, durante la construcción del canal del Sarno, que Pompeya salió de nuevo a la luz, aunque el redescubrimiento propiamente dicho no ocurrió hasta el siglo siguiente. Las excavaciones sistemáticas comenzaron en 1748. La antigua ciudad romana se encontró en un excelente estado de conservación, lo que ha permitido desenterrar un precioso testimonio del urbanismo y la civilización de la Antigua Roma. En 1997, junto con Herculano y Oplontis (Torre Annunziata), la Unesco declaró el sitio patrimonio de la humanidad.


El último día de Pompeya, obra realizada por Karl Briulov entre 1830 y 1833. Óleo sobre tela de 456,5 x 651 cm, exhibido en el Museo Estatal Ruso de San Petersburgo, Rusia.
Las tablillas de madera o cera mostradas aquí eran de uso común como equivalente barato y desechable del papiro.
Los bien conservados frescos de Pompeya son una muestra excelente de la cultura de la ciudad.
Calle pavimentada
Jardín de los fugitivos
Las fases de desarrollo de la ciudad      Fundación osca      1.ª expansión      2.ª expansión      3.ª expansión
Foro de Pompeya
Templo de Júpiter
Macellum
Edificio de Eumaquía
La Basílica
Templo de Apolo
Templo de Vespasiano
Los edificios religiosos
     Templo de Venus      Templo de Apolo      Templo de Júpiter      Macellum      Templo de los Lares      Templo de Vespasiano      Edificio de Eumaquia      Foro Triangular      Templo de Isis      Templo de Júpiter Meliquios      Sin información
Templo de Isis
Apodypterium - Termas estabianas
Pompeya - Termas suburbanas
Termas Suburbanas - Apodyterium
Teatro grande
Fresco erótico
Copia de la estatua del fauno danzante sita en el atrio principal de la casa del Fauno. El original se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.
Mosaico que representa un perro con la inscripción Cave Canem (cuidado con el perro)
Detalle de los frescos de la villa de los misterios
Interior de la Villa de los Misterios, en Pompeya
Puerta Marina con su doble abertura