Porcentaje


El porcentaje es un símbolo matemático, que representa una cantidad dada como una fracción en 100 partes iguales. También se le llama comúnmente tanto por ciento donde por ciento significa «de cada cien unidades». Se usa para definir relaciones entre dos cantidades, de forma que el tanto por ciento de una cantidad, donde tanto es un número, se refiere a la parte proporcional a ese número de unidades de cada cien de esa cantidad.

El porcentaje se denota utilizando el símbolo «%», que matemáticamente equivale al factor 0,01 y que se debe escribir después del número al que se refiere, dejando un espacio de separación.[1][2]​ Por ejemplo, «treinta y dos por ciento» se representa mediante 32 % y significa ‘treinta y dos de cada cien’. También puede ser representado:

El porcentaje se usa para comparar una fracción (que indica la relación entre dos cantidades) con otra, expresándolas mediante porcentajes para usar 100 como denominador común. Por ejemplo, si en un país hay 500 000 enfermos de gripe de un total de 10 millones de personas, y en otro hay 150 000 enfermos de un total de un millón de personas, resulta más claro expresar que en el primer país hay un 5 % de personas con gripe, y en el segundo hay un 15 %, resultando una proporción mayor en el segundo país.

Ya era una herramienta de análisis en el siglo XV que tenía aplicación a la hora de calcular impuestos e intereses, sin embargo el uso de este solo proviene de la abreviatura de una idea que databa desde hace mucho. En el antiguo imperio romano el emperador Augusto estableció un sistema de impuestos en el que se dictaba que había que pagar el sobre los bienes vendidos en subastas. Ya entonces para facilitar los cálculos utilizaban fracciones simplificadas a las centenas.

La idea de «por ciento» surge de la necesidad de abreviar el uso de las fracciones en la cotidianidad, pues resultaba tener mayor complejidad hacer referencia al de una cantidad que al 66 %, por lo que con el tiempo era más común que se hablase únicamente de fracciones reducidas a las centenas, progresivamente se fue actualizando la referencia hablada hasta llegar al «por ciento» al hacerlo nació la necesidad de plasmar la nueva abreviación dando a través del tiempo varios símbolos, el primero provino de un manuscrito anónimo de 1425 en el que el autor hacía referencia al «por ciento» que se solía utilizar en la época con un símbolo que dio evolución al actual «%».


El símbolo del porcentaje.
El primer símbolo que hacía referencia al «por ciento»