Precipitación (meteorología)


En meteorología, la precipitación es cualquier forma de hidrometeoro que cae de la atmósfera y llega a la superficie terrestre. Este fenómeno incluye lluvia, llovizna, nieve, aguanieve, granizo, pero no virga, neblina ni rocío, que son formas de condensación y no de precipitación. La cantidad de precipitación sobre un punto de la superficie terrestre es llamada pluviosidad, o monto pluviométrico.

La precipitación es una parte importante del ciclo hidrológico, llevando agua dulce a la parte emergida de la corteza terrestre y, por ende, favoreciendo la vida en nuestro planeta, tanto de animales como de vegetales, que requieren agua para vivir. La precipitación se genera en las nubes, cuando alcanzan un punto de saturación; en este punto las gotas de agua aumentan de tamaño hasta alcanzar una masa en que se precipitan por la fuerza de gravedad. Es posible inseminar nubes para inducir la precipitación rociando un polvo fino o un químico apropiado (como el nitrato de plata) dentro de la nube, acelerando la formación de gotas de agua e incrementando la probabilidad de precipitación, aunque estas pruebas no han sido satisfactorias.

Si bien la lluvia es la más frecuente de las precipitaciones, no deben olvidarse los otros tipos: la nevada y el granizo. Cada una de estas precipitaciones puede a su vez clasificarse en diversos tipos:

El lugar más húmedo del planeta es el municipio de Puerto López, en Colombia, con una precipitación anual de 12 892 mm. Otras estimaciones apuntan a que Lloró y López de Micay en Colombia tuvieron una precipitación de 13 473 mm.[1]

La precipitación es importante para el pluviómetro y los pluviógrafos, estos últimos se utilizan para determinar las precipitaciones pluviales de corta duración y alta intensidad. Estos instrumentos deben ser instalados en locales apropiados donde no se produzcan interferencias de edificaciones, árboles, o elementos orográficos como rocas elevadas.

La precipitación pluvial se mide en mm, que sería el espesor de la lámina de agua que se formaría, a causa de la precipitación, sobre una superficie plana e impermeable y que equivale a litros de agua por metro cuadrado de terreno (l/m²).


Precipitación media anual global.
Precipitación en estado líquido y en forma de un chubasco común en Dinamarca.
Animación del mapa mundial de las precipitaciones por mes.
Climograma de Humapalca, en el altiplano chileno. Se observa las intensas lluvias (línea azul) en los meses de verano, fenómeno llamado invierno altiplánico.
Curvas de variación estacional del río Ñuble en San Fabián. La línea de trángulos color ocre es la mediana (estadística) del caudal en el lugar de la medición. Se observa el aumento del caudal con las lluvias de invierno de junio a agosto, y luego con los derretimientos de la nieve en octubre y noviembre.