Presidencialismo


     Presidencialismo pleno     Presidencialismo con gobierno vinculado al Parlamento     Semipresidencialismo     Parlamentarismo

     Monarquías parlamentarias en las cuales el monarca no posee ningún poder efectivo     Monarquías constitucionales en las cuales el monarca ejerce personalmente el poder ejecutivo en conjunto con otras instituciones

     Suspensión de las garantías constitucionales (p. ej., dictaduras militares)     Países que no se ajustan a ninguno de los sistemas anteriores, por ejemplo la Teocracia

El presidencialismo o sistema presidencial es en política, una forma de gobierno en la que, una vez constituida una República, la Constitución establece una división de poderes entre el poder Ejecutivo, el poder Legislativo, poder Judicial, y el jefe de Estado, además de ostentar la representación formal del país, es también parte activa del poder ejecutivo, como jefe de Gobierno, no obstante, ejerciendo así una doble función, porque le corresponden facultades propias del Gobierno, siendo elegido de forma directa por los votantes y no por el Congreso o Parlamento.

El presidente es el órgano que ostenta el poder ejecutivo, mientras que el poder legislativo lo suele concentrar el parlamento, sin perjuicio de las facultades que en materia legislativa posea el presidente.

El concepto de separación de poderes fue consagrado en la Constitución de los Estados Unidos de América de 1787, con la creación del cargo de Presidente de los Estados Unidos y, a la vez, del Congreso de los Estados Unidos, sistema donde el presidente era el jefe de Estado, y no era elegido por el Congreso.