Presidente de Rusia


El presidente de la Federación de Rusia o presidente de Rusia (en ruso, президент Российской Федерации/президент России; tr., prezident Rossíyskoy Federátsii/prezident Rossíi) es el jefe de Estado de la Federación de Rusia y supremo comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Rusia. Aunque su presentación constitucional aparenta más neutralidad, el presidente de la Federación ejerce de facto junto con el Gobierno federal y su primer ministro el poder ejecutivo.

El presidente de la Federación es el garante de la Constitución federal y guardián de los derechos fundamentales del ciudadano, y es junto con el Gobierno el encargado de velar por la aplicación del poder del Estado en todo el territorio ruso. Salvaguarda la soberanía de la Federación y la independencia e integridad nacionales, y asegura el funcionamiento coordinado y la interacción entre las distintas instancias del poder federal. Asimismo, corresponde al presidente federal establecer, de conformidad con la Constitución y las leyes, las líneas esenciales de la política interior y exterior del país.

El actual presidente de la Federación de Rusia es el petersburgués Vladímir Putin, perteneciente al partido conservador Rusia Unida desde el 7 de mayo de 2012.

El presidente de la Federación de Rusia es elegido por los ciudadanos del país mediante sufragio libre, universal, igual, directo y secreto, en votación popular celebrada cada seis años[1]​ al término del mandato presidencial. El límite de mandatos para una misma persona al frente de la presidencia federal es de dos consecutivos; no existe limitación en el caso de mandatos separados.

Para ser elegido presidente se requiere haber cumplido 35 años y tener una antigüedad de al menos diez años de residencia ininterrumpida en Rusia.

Según el artículo 82 del capítulo 4 de la Constitución de Rusia,[2]​ donde se regulan las elecciones del jefe de estado, el presidente electo debe prestar este juramento durante su investidura:


El Kremlin de Moscú, residencia oficial del presidente.
Líderes del G8, con el Palacio Konstantínovski al fondo, en la Cumbre de 2006.