Primates


Los primates (del latín, primas 'primero') [2]​ son un orden de mamíferos placentarios al que pertenecen los humanos y sus parientes más cercanos.[3]​ Los miembros de este grupo surgieron hace entre cincuenta y cinco y ochenta y cinco millones de años (al final del Cretácico) a partir de pequeños mamíferos terrestres. Se adaptaron a la vida arborícola en las selvas tropicales; de hecho, muchas de las características de los primates constituyen adaptaciones a la vida en ese entorno: un cerebro de gran tamaño, agudeza visual, visión de colores, una cintura escapular modificada y manos que se usan con habilidad.[4]​ La gama de tamaños de los primates abarca desde los aproximadamente treinta gramos de los lémures ratón (género Microcebus) [5]​ hasta los 200 kg del gorila oriental (Gorilla beringei).[6]​ Continuamente aparecen nuevas especies de primates: en la primera década de este milenio se describieron más de veinticinco, y otros once desde 2010.[cita requerida] Algunos de los que se descubren están ya amenazados, como ocurrió con Pongo tapanuliensis, una tercera especie de orangután.[7]

El orden de los primates se divide en dos subórdenes: estrepsirrinos (que significa, en griego, nariz torcida), grupo que incluye los lémures y los loris y cuyas especies se distinguen por su rinario húmedo (nariz húmeda, como la de perros y gatos); y por otro lado, haplorrinos (de nariz simple, en griego), suborden en el que están incluidos los tarseros, monos, gibones, grandes simios y humanos, todos de rinario seco.

El infraorden simiiformes, dentro de los haplorrinos, solo deja fuera a los tarseros; las demás especies se reparten entre catarrinos (de nariz con orificios nasales hacia abajo), llamados monos del Viejo Mundo por su distribución geográfica, y los platirrinos (de nariz plana, orificios nasales hacia los lados), llamados monos del Nuevo Mundo. Esta división tuvo lugar hace unos sesenta millones de años. Hace cuarenta millones de años, hubo monos de África que emigraron a Sudamérica, probablemente en balsas formadas por árboles caídos y otros materiales arrastrados al mar, y allí dieron lugar a los monos del Nuevo Mundo.[8]​ Por último, hace veinticinco millones de años, los simios del Viejo Mundo restantes (catarrinos) se escindieron en grandes simios, por una parte, y monos del Viejo Mundo, por otra. Son conocidos por sus nombres comunes los babuinos, macacos y gibones, del Viejo Mundo, así como los gorilas, chimpancés y orangutanes; también los capuchinos, monos aulladores y monos ardilla del Nuevo Mundo.


En el papión (Papio hamadryas) puede observarse dimorfismo sexual entre el macho de color gris y la hembra de color marrón.
El guereza abisinio, una especie de colobo.
Mientras busca alimento el macaco cangrejero lo almacena en los abazones.
Distribución actual de los primates no humanos en el mundo.
El lémur de cola anillada (Lemur catta), un primate estrepsirrino.
Tití emperador (Saguinus imperator), un primate platirrino.
El tarsero filipino (Tarsius syrichta), antes considerado un prosimio, de nuevo se considera un haplorrino.
El sileno (Macaca silenus) se caza para consumo humano por la creencia de que tiene propiedades afrodisiacas.
El gibón plateado (Hylobates moloch) está críticamente amenazado de extinción.
La destrucción de la selva atlántica brasileña es una de las principales causas que han llevado al tamarino dorado (Leontopithecus rosalia) a estar amenazado de extinción. Los primates ubicados en esta categoría pueden llegan a desaparecer en los próximos 20 años, si no se toman correctivos.
El macaco negro crestado (Macaca nigra) habita únicamente la isla de Célebes, y otras próximas en Indonesia. El endemismo es un factor que hace más vulnerable a una especie a la extinción.
El langur de François (Trachypithecus francoisi) no está en peligro de extinción, pero es vulnerable. En esta categoría el riesgo de extinción puede presentarse dentro de 100 años. Otros parientes pertenecientes a este género están en una situación más apremiente.
Los primates han jugado un papel importante en las culturas humanas. En la imagen, una representación de Hánuman, un dios hindú.