Primer ministro del Reino Unido


El primer ministro del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte es el jefe del Gobierno de Su Majestad, el monarca británico. El primer ministro y el Gabinete (integrado por todos los ministros de mayor rango, que son los jefes de los departamentos del Gobierno) son colectivamente responsables de sus políticas y acciones ante el monarca, el Parlamento, su partido político y en última instancia, ante el electorado. La actual primera ministra, Liz Truss, líder del Partido Conservador, fue nombrada por la reina Isabel II el 6 de septiembre de 2022.[2][3]

El cargo no está establecido en ninguno de los textos que dieron origen a la constitución británica, en el siglo XVII; solo leyes recientes del siglo XX, ha regulado algunos aspectos no esenciales del cargo, o lo han mencionado. Sin embargo, el cargo existe por convención (o costumbre) constitucional, lentamente consolidada a partir del siglo XVIII. Esta convención estipula que el monarca debe nombrar como primer ministro a la persona que estime más susceptible de obtener la confianza de la Cámara de los Comunes; este individuo es normalmente el líder del partido político o la coalición de partidos que tiene el mayor número de escaños en esa cámara.

La posición del primer ministro no ha sido creada, sino que ha evolucionado lentamente y de manera irregular, por más de trescientos años, debido a algunas leyes del Parlamento, acontecimientos políticos, e históricos. El cargo, por tanto, se entiende mejor desde una perspectiva histórica. Los orígenes de la posición se encuentran en la evolución constitucional que se inició con la Revolución Gloriosa (1688-1689) y el consiguiente desplazamiento del poder político del Soberano hacia el Parlamento. A pesar de que el soberano no fue despojado de los antiguos poderes de prerrogativa y legalmente mantenía su autoridad, políticamente se hizo necesario que para gobernar debía contar con un primer ministro como jefe del Gobierno, que a su vez contara, preferiblemente, con mayoría en el Parlamento.

Por la década de 1830 el sistema de gobierno de Westminster (o gobierno de gabinete) había surgido; el primer ministro se había convertido un primus inter pares, es decir en el primero entre sus iguales del Consejo de Ministros y el jefe de gobierno en el Reino Unido. La posición política del primer ministro fue reforzada por el desarrollo de los partidos políticos modernos, el surgimiento de los medios de comunicación de masas (periódicos baratos, radio, televisión e Internet), y la fotografía. A inicios del siglo XX el primer ministro moderno había surgido; el cargo se había convertido en la posición preeminente en la jerarquía constitucional, el único eje que enlazaba al Soberano, al Parlamento y al Gabinete.


Tony Blair y Dick Cheney en el número 10 de Downing Street, residencia oficial de primer ministro del Reino Unido.