Provincias Unidas de los Países Bajos


Las Provincias Unidas de los Países Bajos, o República de los Siete Países Bajos Unidos,[1]​ fue un Estado formado por las siete provincias del norte de los Países Bajos (Frisia, Groninga, Güeldres, Holanda, Overijssel, Utrecht y Zelanda), agrupadas desde la Unión de Utrecht (1579) hasta la ocupación francesa (1795).

Con la firma de la Paz de Westfalia en 1648, la República de las Provincias Unidas fue reconocida como Estado independiente y conservó parte de los territorios que había conquistado durante la guerra de los Ochenta Años.[2]

Durante el Siglo de Oro neerlandés, este país fue gobernado por la burguesía, mientras que en el resto de Europa los gobiernos estaban dirigidos por la figuras eclesiásticas y monarcas absolutistas.[3]​ Además, la ciudad de Ámsterdam llegó a ser el centro de comercio más importante de Europa en el siglo XVIII.[4]

La riqueza de su clase mercantil sirvió de apoyo a numerosos artistas, como Jan Havicksz Steen, Johannes Vermeer, Frans Hals y Rembrandt. La ciencia también fue impulsada: Christiaan Huygens descubrió los anillos de Saturno e inventó el reloj de péndulo y el filósofo francés René Descartes encontró libertad de pensamiento en los Países Bajos.[5]

El origen de las Provincias Unidas radicó en los problemas políticos y religiosos bajo la dominación de los Habsburgo. Las disensiones entre católicos y calvinistas dieron lugar al establecimiento y enfrentamiento en 1579 de la Unión de Arrás y la Unión de Utrecht, siendo esta última la que dio origen a las Provincias Unidas.[6]

Con el Acta de Abjuración de 1581, los representantes de la Unión depusieron a Felipe II de España y nombraron a Francisco de Anjou (muerto en 1584). Johan van Oldenbarnevelt fue una pieza clave en la creación de la República, en 1588.


Mapa de los Países Bajos españoles, la Unión de Utrecht y la Unión de Arrás.
Patio de la Bolsa de Ámsterdam, 1653.