Pueblo de misión


Se llaman pueblos de misión a los fundados por misioneros de diversas congregaciones (dominicos, franciscanos, capuchinos, jesuitas y otras) con población mayoritariamente indígena durante la época colonial en América. Los misioneros se establecían en una zona y trataban de atraer a los indígenas quienes, trabajando en cayapa (trabajo cooperativo entre los indígenas) podían llegar a construir viviendas sólidas y pueblos de acuerdo con las especificaciones dictadas en las ordenanzas de Felipe II del siglo XVI. Centenares y hasta miles de poblaciones surgieron de esta manera en todo el continente americano. Muchas de estas poblaciones se iniciaban con la labor evangelizadora de los misioneros y después llegaban colonos, pobladores procedentes de la península ibérica, de las islas Canarias o de las ciudades pioneras que se fundaron en los primeros tiempos.

En un principio eran enviados a las zonas más remotas del continente y dejaban sentadas las bases para el establecimiento de la vida colonial hispanoamericana, con el desarrollo de la agricultura, la difusión de la ganadería (desconocida en América), la introducción de plantas de cultivo (naranjos, dátiles, almendros, etc.). Uno de los ejemplos más notables de este proceso de ocupación por etapas por parte de los misioneros españoles está en la creación de las 21 misiones del Camino Real de California durante el siglo XVIII o El Camino Real de Tierra Adentro.estas ciudades se edificaron con el fin de someter a los indígenas seminómadas.

Los misioneros españoles acompañaron desde un principio a las expediciones de conquista y colonización de los españoles y portugueses en el continente americano. Su intervención tuvo diversas formas, principalmente acompañando a los soldados que se encargaban de la conquista del territorio o a los colonos en lugares agrícolas y ganaderos y, sobre todo, por iniciativa propia a nombre de la congregación a la que pertenecían. Es en este último caso, en el que su expedición (generalmente realizada por un corto número de misioneros) se encargaba de la fundación de pueblos de misión después de haber reclutado a algunos indígenas. Muchos misioneros resultaron víctimas durante las luchas de la época de la conquista, como lo explica Eduardo Röhl en su obra póstuma Historia de las ciencias geográficas en Venezuela, al referirse a la muerte del Padre José Gumilla por los soldados tratando de defender a los indios betoyes en un pueblo de misión que el mismo había fundado en lo que ahora es el Estado Apure (Venezuela).[1]​ La muerte del Padre Gumilla guarda un paralelismo con la película La misión ya que en ambos casos, la expulsión de los jesuitas vino a precipitar la suerte de los misioneros y de la obra que realizaron.


San Francisco de Asís, Misión Dolores (a la izquierda) fundada en San Francisco por los misioneros franciscanos procedentes de la isla de Mallorca, que construyeron los 21 pueblos de misión del Camino Real de California entre San Diego y Sonoma.
Fray Bartolomé de Las Casas.
La misión de Nuestra Señora de Loreto, fundada en 1697 y ubicada en la costa oriental de la península de la Baja California, constituyó el punto de partida para la fundación de todos los pueblos de misión de la Baja y Alta California.
Ruinas de la forja catalana en la Misión de San Juan de Capistrano, en California