Italianos


Los italianos son un grupo étnico de Europa del sur. Después de la constitución moderna de un propio Estado nacional unificado, el Reino de Italia (1861), el término ha pasado a designar, además de a todos los ciudadanos italianos, también a los extranjeros naturalizados que han adoptado el estilo de vida, la lengua, la cultura y los valores propios de la población autóctona. Su idioma es el italiano, lengua materna del 95 % de la población residente,[19]​ hablado a menudo conjuntamente con uno de sus numerosos dialectos o, afuera del centro de Italia, junto con uno de los varios idiomas regionales autóctonos,[nota 1]​ y su religión mayoritaria es la católica, siendo su país sede de la Iglesia católica.[20]

Estrechamente vinculados a la nación italiana son los naturales de San Marino, de etnia, lengua y cultura italianas, y las comunidades históricas de etnia italiana, reconocidas oficialmente como tales, presentes en el sur de Suiza (en la que es conocida como Suiza italiana, comprende todo el Cantón del Tesino y partes del Cantón de los Grisones), Croacia y Eslovenia (en Suiza el italiano también es una de las tres lenguas oficiales del Estado, en Croacia es cooficial en la región del Condado de Istria y en Eslovenia en la región del Litoral esloveno). Por lo que se refiere al gran número de descendientes de italianos esparcidos por el mundo se tiende a considerar italianos a todos aquellos que han conservado la cultura, las tradiciones, la religión y, sobre todo, la lengua de sus antepasados. Las colonias de oriundos italianos más consistentes se encuentran en América, también en Australia y Europa y, en menor medida, en África y Asia.

Italia fue, en la Antigüedad, la cuna de la civilización romana, que sigue hermanando en la actualidad la población italiana con todas las naciones de expresión neolatina (cuyos idiomas se conocen también como lenguas itálicas) y herederas de Roma, cuyo Imperio representó, junto con la democracia ateniense, el punto culminante de la civilización occidental antigua.[21]​ Roma logró unificar Italia durante varios siglos,[22]​ pero tras la caída del Imperio romano de Occidente, los italianos, como otros pueblos europeos, tuvieron que sufrir una larga serie de invasiones y dominaciones extranjeras.


Pintura etrusca que representa a un nativo de Etruria (la antigua Toscana).
Los idiomas de la península italiana, de las islas y de África septentrional en el siglo IV a. C. Las lenguas no indoeuropeas en púrpura. Poblaciones como los etruscos, los ligures, los raeti, los rútulos, los balaros, los ilienses, los sicanos y los élimos, no hablaban una lengua indoeuropea.
Fresco etrusco del siglo V a. C., en la Tomba dei Leopardi de la necrópolis de Monterozzi, en Tarquinia.
Idiomas en el Imperio romano de Oriente. Siglo VI.
Carreta con inmigrantes italianos en Buenos Aires. Fotografía de Frank George Carpenter.
Comunidad italiana en Paraguay, frente al Panteón de los Héroes en Asunción.