Pueblo palestino


El pueblo palestino (en árabe الشعب الفلسطينيّ, aš-šaʔb al-filasṭīniyy), llamado habitualmente palestinos o árabes palestinos, es un pueblo semita del Levante mediterráneo con orígenes familiares en la región histórica de Palestina y que constituye una de las poblaciones autóctonas de la totalidad de territorios de los del Estado de Palestina e Israel.

Estudios genéticos realizados en la población palestina actual confirman que la mayoría de los musulmanes de Palestina, incluyendo a los ciudadanos palestinos de Israel, son descendientes de los pueblos indígenas del Levante austral (cristianos, judíos y otros). Un estudio de haplotipos de alta resolución demostró que una parte sustancial de los cromosomas Y, tanto de los judíos de Israel (70 %) como de los palestinos musulmanes (82 %), pertenecía al mismo grupo de cromosomas. Demostrando así que Judíos y árabes comparten una ascendencia común reciente. [9]​ Desde la época de la conquista musulmana del territorio de la actual Palestina en el siglo VII, las conversiones religiosas, muchas veces buscando evitar la obligación de pagar la yizia (impuesto sobre las gentes del libro o dhimmi), han dado lugar a que la mayoría de los palestinos sean actualmente musulmanes, inicialmente chiíes y posteriormente suníes, aunque persiste una importante minoría cristiana de diferentes denominaciones, así como drusos y una pequeña comunidad samaritana. Aunque los judíos palestinos formaban parte de la población palestina previa a la creación del estado de Israel, pocos se identifican con los palestinos actualmente. La aculturación, independientemente de la conversión al islam, ha resultado en que los palestinos fueran asimilados cultural y lingüísticamente por los conquistadores árabes.[10]

Aproximadamente, solo la mitad del pueblo palestino habita en la Palestina histórica; el resto conforman la diáspora palestina, que se ha instalado en multitud de países (sobre todo en Oriente Próximo) tras una serie de eventos que afectaron a la población palestina entre los siglos XIX y XX, entre los que destacan la emigración para evitar el reclutamiento forzoso en el ejército otomano,[11]​ al éxodo palestino de dos tercios de la población palestina durante la guerra árabe-israelí de 1948 y la ocupación israelí de Palestina tras la Guerra de los Seis Días en 1967.[12]


Árabes palestinos tomando café a principios del siglo XX.
Mandato Británico de Palestina.
Yasir Afarat en el Foro Económico Mundial del año 2001 durante su discurso.