Puente


Un puente es una construcción que permite salvar un accidente geográfico como un río, un cañón, un valle o un cuerpo de agua, o cualquier otro obstáculo físico, como una carretera, un camino, o una vía férrea.[1]​ El diseño de cada puente varía dependiendo de su función y de la naturaleza del terreno sobre el que se construye.

Su proyecto y su cálculo pertenecen a la ingeniería estructural,[2]​ siendo muchos los tipos de diseños que se han aplicado a lo largo de la historia, influidos por los materiales disponibles, las técnicas desarrolladas y las consideraciones económicas, entre otros factores. Al momento de analizar el diseño de un puente, la calidad del suelo o roca donde habrá de apoyarse y el régimen del río por encima del que cruza son de suma importancia para garantizar la vida del mismo.

La necesidad humana de cruzar pequeños arroyos y ríos fue el comienzo de la historia de los puentes. Hasta el día de hoy, la técnica ha pasado desde una simple losa hasta grandes puentes colgantes que miden varios kilómetros y que cruzan bahías. Los puentes se han convertido a lo largo de la historia no solo en un elemento muy básico para una sociedad, sino en símbolo de su capacidad tecnológica.

Los puentes tienen su origen en la misma prehistoria. Posiblemente el primer puente de la historia fue un árbol que usó un ser prehistórico para conectar las dos orillas de un río. También utilizaron losas de piedra para arroyos pequeños cuando no había árboles cerca. Los siguientes puentes fueron arcos hechos con troncos o tablones y ocasionalmente con piedras, empleando un soporte simple y colocando vigas transversales. La mayoría de estos primeros puentes eran muy pobremente construidos y raramente soportaban cargas muy pesadas. Fue esta insuficiencia la que llevó al desarrollo de mejores puentes.

Un puente en arco es un puente con apoyos situados en los extremos de la luz a salvar, entre los cuales se dispone una estructura con forma de arco con la que se transmiten las cargas. El tablero puede estar apoyado o colgado de esta estructura principal, dando origen a distintos tipos de puentes arco en función de la posición relativa del tablero respecto al arco.[3]

El arco fue usado por primera vez por el Imperio romano para puentes y acueductos, algunos de los cuales todavía se mantienen en pie. Los puentes basados en arcos podían soportar condiciones que antes habrían destruido a cualquier puente.


Puente sobre el río Colorado, en Estados Unidos.
El puente Queshuachaca, sobreviviente de los antiguos puentes de cuerda incas, cuyas técnicas de renovación anual son Patrimonio de la Humanidad.
Puente Romano de Córdoba, con la Mezquita de Córdoba. Los romanos fueron grandes constructores de puentes y acueductos en la antigüedad.
Puente del Medio Penique en Dublín, Irlanda. La aparición del acero como material constructivo y posteriormente del hormigón revolucionó la construcción de puentes.
Puente de Palmas, Badajoz (siglos XV-XVI).
Celosía estructural de formas orgánicas del puente de Abetxuko en Vitoria, España.
El Puente Octávio Frias de Oliveira en São Paulo, Brasil. Es el único puente atirantado en el mundo con dos pistas curvas sostenidas por una única estructura.[8]
Prins Clausbrug a través del canal Ámsterdam-Rin en Utrecht, Países Bajos
Patrimonio Mundial de Stari Most (Puente Viejo) da nombre a la ciudad de Mostar, Bosnia y Herzegovina
Puente del aeropuerto de Gatwick, bajo el que pueden pasar los aviones
Gráfico que muestra el tipo de puente en función de la luz a salvar
El puente de Carlos en Praga, un claro ejemplo de puente para peatones y ciclistas