Punch (revista)


Punch, or the London Charivari fue una revista ilustrada británica de humor y sátira publicada de 1841 a 1992, y de 1996[1]​ a 2002. Fue fundada el 17 de julio de 1841 por Henry Mayhew y el grabador Ebenezer Landells. Conocido sobre todo por sus caricaturas burlescas, a lo largo de su historia, tanto sus directores, como sus columnistas y caricaturistas incluían muchos de los grandes nombres de estos géneros en lengua inglesa.

Al inicio, la revista era editada de manera conjunta por Mayhew y Mark Lemon. Alcanzó su máxima circulación en la década de 1940, con 175 000 ejemplares por tirada, aunque luego fue declinando paulatinamente hasta su cierre en 1992, después de 150 años de publicación. En 2004, gran parte del archivo de la revista fue vendido a la Biblioteca Británica.

Subtitulada en sus inicios como The London Charivari —en alusión a la publicación satírica francesa Le Charivari—, Punch reflejaba la línea humorística de aquella publicación. Los editores nombraron la revista como alusión al célebre y anárquico títere Punch (Polichinela), tradicionales en la comedia inglesa; el nombre de la publicación también aludía a una broma del primer director de la publicación, Lemon de apellido, que insistía en que «el ponche (punch, en inglés) sin limón no vale nada». Mayhew cesó como editor en 1842 y se convirtió en asesor principal de la revista hasta 1845, cuando terminó su relación con Punch. En 1843, la publicación acuñó la palabra cartoon para referirse a una ilustración cómica en lugar del uso original que tenía hasta entonces, del italiano cartone.

El ilustrador Archibald Henning diseñó la portada del primer número.[cita requerida] Posteriormente, el diseño de cubierta iría variando con los años, hasta que Richard Doyle (tío de Arthur Conan Doyle)[2]​ diseñó una plantilla definitiva en 1849. Entre 1860 y 1870, Punch —de talante conservador— se enfrentó a una creciente competencia de origen liberal, como la revista Fun, pero a partir de 1874 esta competencia se desdibujó. Esta competencia llegó hasta el café Evans de Londres, donde las publicaciones rivales organizaban mesas redondas enfrentadas a diario.[3]

A pesar de su fama de conservador, la revista no dudaba en denunciar a las injustícias sociales, publicando incluso «The Song of the Shirt» (1943) de Thomas Hood, una famosa denuncia del capitalismo, y dirigía su sátira política contra los primeros ministros Robert Peel y Benjamin Disraeli.[4]​ Incluso llegó a señalar que, mientras el príncipe consorte Alberto recibía un estipendio anual de 30 mil libras, el gasto anual del gobierno en la enseñanza para los pobres era 10 mil libras.[4]

Asimismo, su director de 1874 a 1880 fue el dramaturgo radical Tom Taylor, que había escrito una obra en 1863 denunciando a sistema penal.[4]


Detalle de la primera portada que muestra a Punch ahorcando al Diablo.
«El hombre no es más que un gusano»: El almanaque de 1882 de la revista Punch, publicado al poco de la muerte de Darwin.