Punto de rocío


El punto de rocío o temperatura de rocío es la temperatura más alta a la que empieza a condensarse el vapor de agua contenido en el aire, produciendo rocío, neblina, cualquier tipo de nube o, en caso de que la temperatura sea lo suficientemente baja, escarcha.

Para una masa dada de aire, que contiene una cantidad dada de vapor de agua (humedad absoluta), se dice que la humedad relativa es la proporción de vapor contenida en relación a la necesaria para llegar al punto de saturación, es decir, al punto de rocío, y se expresa en porcentaje. Así cuando el aire se satura (humedad relativa igual al 100 %) se llega al punto de rocío. La saturación se produce por un aumento de humedad absoluta con la misma temperatura, o por un descenso de temperatura con la misma humedad absoluta.

Si todos los demás factores que influyen en la humedad permanecen constantes, a nivel del suelo la humedad relativa aumenta a medida que baja la temperatura; esto se debe a que se necesita menos vapor para saturar el aire. En condiciones normales, la temperatura del punto de rocío no será mayor que la temperatura del aire, ya que la humedad relativa normalmente[1]​ no supera el 100%.[2]

En términos técnicos, el punto de rocío es la temperatura a la que el vapor de agua de una muestra de aire a presión barométrica constante se condensa en agua líquida a la misma velocidad a la que se evapora.[3]​ A temperaturas inferiores al punto de rocío, la velocidad de condensación será mayor que la de evaporación, formando más agua líquida. El agua condensada se llama rocío cuando se forma sobre una superficie sólida, o escarcha si se congela. En el aire, el agua condensada se denomina niebla o nube, según la altitud a la que se forme. Si la temperatura es inferior al punto de rocío y no se forma rocío o niebla, el vapor se denomina sobresaturado. Esto puede ocurrir si no hay suficientes partículas en el aire que actúen como núcleos de condensación.[1]

Una humedad relativa alta implica que el punto de rocío está cerca de la temperatura actual del aire. Una humedad relativa del 100% indica que el punto de rocío es igual a la temperatura actual y que el aire está saturado al máximo de agua. Cuando el contenido de humedad se mantiene constante y la temperatura aumenta, la humedad relativa disminuye, pero el punto de rocío se mantiene constante.[4]

Los pilotos de aviación general utilizan los datos del punto de rocío para calcular la probabilidad de congelación del carburador y niebla, y para estimar la altura de la base de nubles cumuliformes.


Imágenes del fenómeno.
Tabla que relaciona la temperatura, la humedad relativa y el punto de rocío.
Este gráfico muestra el porcentaje máximo, en masa, de vapor de agua que puede contener el aire a presión a nivel del mar en un rango de temperaturas. Para una presión ambiental más baja, hay que trazar una curva por encima de la curva actual. Para una presión ambiental más alta, hay que trazar una curva por debajo de la curva actual.
Gráfica de la dependencia del punto de rocío según la temperatura del aire para diversos niveles de humedad relativa.