Qazvín


Qazvín o Kazvín o Ghazvin (persa: قزوین) es una ciudad de Irán, capital y ciudad más populosa de la homónima provincia de Qazvín. Qazvín fue una antigua capital del Imperio Persa y hoy en día se conoce como la capital de la caligrafía iraní. Es famosa por su Baklava, los patrones de la alfombra, poetas, periódico político y la influencia pahlavi (persa medio) Baghlava en su acento. En el censo de 2011, su población era de 381 598 habitantes.

Está ubicada al norte del país, exactamente a 165 km al noroeste de la capital Teherán y a una altitud de 1800 m s. n. m..

Se trata de una capital de provincia que ha sido un importante centro cultural a lo largo de la historia. La ciudad fue una antigua capital del imperio persa bajo los safávidas.[1]

Los hallazgos arqueológicos en la llanura de Qazvín revelan la existencia de asentamientos agrícolas urbanos durante al menos nueve milenios. Qazvín conecta geográficamente Teherán, Isfahán y el golfo Pérsico hasta la costa del mar Caspio y Asia Menor, en una ubicación estratégica a lo largo de los siglos.

La ciudad se cree que fue fundada por Sapor II, rey de Persia en el año 250 d.B., bajo el nombre Shad Shahpur (shad se puede leer como "feliz"), cuando se construyó una fortificación allí para controlar las tensiones regionales.

Qazvín ha sido algunas veces de vital importancia en momentos principales de la historia de Irán. Fue capturada durante la invasión de los árabes (644 d. C.) y destruida por Hulagu Khan (siglo XIII). Después de la captura otomana de Tabriz, el shah Tahmasp (1524-1576) hizo de Qazvín la capital del Imperio safávida (fundado en 1501), un estatus que Qazvín mantuvo durante medio siglo hasta que el shah Abás I el Grande trasladó la capital a Isfahán.[1]


Sah Tahmasp I (1524-1576) hizo Qazvín como la capital del Imperio safaví.
Peighambariyeh, lugar de enterramiento de cuatro santos judíos: Salam, Solum, al-Qiya y Sohuli.
Mujer rezando en una mezquita de Qazvin (Irán).
Mujer rezando en una mezquita de Qazvin.