Rafael Bolívar Coronado


Rafael Bolívar Coronado, (Villa de Cura, Venezuela, 6 de junio de 1884 - Barcelona, España, 31 de enero de 1924) fue un periodista y escritor venezolano.

Fue hijo del escritor costumbrista venezolano Rafael Bolívar Álvarez (1860-1900).[1]​ Estudió la educación primaria en Caracas, pero la terminó en su tierra natal. Se inició en el periodismo en 1912, al colaborar con las publicaciones El Cojo Ilustrado, El Nuevo Diario y El Universal, entre otros periódicos.

Junto con el músico y compositor Pedro Elías Gutiérrez, compuso la zarzuela Alma Llanera, estrenada en Caracas el 19 de septiembre de 1914. En uno de los actos de la pieza figura un joropo del mismo nombre, que pronto tuvo éxito en la capital convirtiéndose en una pieza de amplia difusión nacional e internacional. El Alma Llanera es hoy considerada como el segundo himno de Venezuela. Sin embargo, el escritor consideraría años después haría un juicio negativo de su obra, afirmando que «De todos mis adefesios es la letra del Alma Llanera del que más me arrepiento».

Bolívar Coronado jamás percibió, en los años posteriores, dinero alguno por la letra de la composición, ya que Pedro Elías Gutiérrez se atribuyó la autoría, aunque varios años después sus familiares cobrarían tales derechos.[2]​Posteriormente, gana los Juegos Florales de Venezuela con su cuento «El nido de azulejos».

A raíz del éxito de Alma Llanera, el entonces mandatario Juan Vicente Gómez lo premió con una beca a España, donde se convirtió en activo antigomecista. Sin dinero ni trabajo, Bolívar convenció al poeta Francisco Villaespesa para trabajar como corrector en la revista Cervantes, dirigida por este último. Fue despedido poco después tanto por los errores ortográficos en su trabajo, como por pasar algunos escritos propios como si fuesen de insignes escritores latinoamericanos.

En 1916, luego del éxito de su zarzuela, se trasladó a Madrid. Allí escribió artículos literarios y anti gomecistas para distintos periódicos, y trabajó de copiador de manuscritos en la Biblioteca Nacional de Madrid para la «Editorial América», propiedad del escritor venezolano Rufino Blanco Fombona. También trabajó como secretario del escritor español Francisco Villaespesa, lo que le permitió colaborar en publicaciones periódicas españolas.


Rafael Eduvigis Bolívar, padre de Rafael Bolívar Coronado
Portada de la primera edición del libreto de Alma llanera, que escribió Rafael Bolívar Coronado.