Rafael Leónidas Trujillo


Rafael Leónidas Trujillo Molina (San Cristóbal, 24 de octubre de 1891-Ciudad Trujillo, 30 de mayo de 1961) fue un político, militar y dictador de la República Dominicana desde 1930 hasta su asesinato el 30 de mayo de 1961.[1]​ Ejerció la presidencia como generalísimo del ejército de 1930 a 1938 y de 1942 a 1952 y gobernó de forma indirecta de 1938 a 1942 y de 1952 a 1961, valiéndose de presidentes títeres.[2][3]

Sus 30 años de gobierno son conocidos como la Era de Trujillo,[4]​ y considerados como una de las tiranías[5]​ más sangrientas de América Latina.[6]​ Su gobierno se caracterizó por el anticomunismo,[7]​ la represión a toda oposición[8]​ y el culto a la personalidad.[9]​ Las libertades civiles fueron inexistentes y se cometieron constantes violaciones a los derechos humanos.[10]​ Sumergió el país en un estado de pánico y «respeto»,[11]​ donde una muerte podía ser encubierta como un «accidente» y cualquier persona que no estuviera de acuerdo con el régimen de Trujillo, podía ser encarcelada y torturada en una de las cárceles clandestinas destinadas a esa práctica, y la mayoría de veces, terminaban muertos.[12]

No obstante, los partidarios de Trujillo destacan algunos aspectos positivos del régimen como el fin del caudillismo como fuente de inestabilidad política, la restauración del orden público y un cierto desarrollo económico del país.[13][14]​ Durante su régimen, todos los estamentos del estado funcionaron en consonancia a sus intereses y estableció un monopolio empresarial que le permitió acumular una gran fortuna personal.[15]

El Gobierno de Trujillo fue el responsable de la muerte de más de 50 000 personas,[16][17]​ incluyendo los miles de haitianos asesinados en la llamada "Masacre del Perejil". Los estimados totales sobre el número de muertos en la masacre varían desde 5000 hasta 30 000. Robert Crassweller menciona esos estimados y acota que «una cifra entre 15 000 y 20 000 sería razonable, aunque seguiría siendo una conjetura».[18][19]​ También hubo víctimas de otras nacionalidades, como cubanos, colombianos, venezolanos y españoles.[20]

Como producto surgido de la Guardia Nacional,[21]​ creada por los estadounidenses durante la primera ocupación del país en 1916, Trujillo prestó especial atención a las Fuerzas Armadas.[22]​ El personal militar recibió generosa paga y beneficios bajo su gobierno, el ejército se amplió numéricamente y se incrementaron los inventarios de equipos. Trujillo mantuvo el control del cuerpo de oficiales a través del miedo, el clientelismo y la frecuente «rotación de tareas».[cita requerida]


Trujillo en 1922.
Trujillo en 1933.
Trujillo en 1945.
Trujillo (traje oscuro) recibiendo al recién elegido presidente haitiano Paul Magloire (izquierda) en Ciudad Trujillo (Santo Domingo) en febrero de 1951.
Trujillo y Somoza en 1952.
Trujillo con su segunda esposa Bienvenida Ricardo en 1934.
Trujillo en abril de 1946.