Rafael Sanzio


Raffaello Sanzio (Urbino, 6 de abril de 1483-Roma, 6 de abril de 1520),[1]​ también conocido como Rafael de Urbino o simplemente como Rafael,[1][n. 1]​ fue un pintor y arquitecto italiano del Renacimiento. Además de su labor pictórica, que sería admirada e imitada durante siglos, realizó importantes aportes en la arquitectura y, como inspector de antigüedades, se interesó en el estudio y conservación de los vestigios grecorromanos.[3]

Hijo de un pintor de modesta relevancia, fue considerado un niño prodigio por su precoz habilidad y al quedar huérfano se formó en los talleres de varios artistas de prestigio. A los 25 años obtuvo su primer encargo oficial, la decoración de las Estancias Vaticanas, donde pintó algunos frescos como La escuela de Atenas, considerada una de sus obras cumbre.[4][5][6]​ Es célebre por la perfección y gracia de sus artes visuales, destacando en trabajos de pintura y dibujo artístico.[7]​ Junto con Miguel Ángel y Leonardo da Vinci forma el trío de los grandes maestros del período.[8]

Nació en Viernes Santo y falleció en esta misma festividad el día que cumplía 37 años.[n. 2]​ Fue un artista muy productivo, en parte gracias a que dirigió un taller conformado por numerosos colaboradores,[9]​ y, a pesar de su muerte prematura, dejó una extensa obra que en gran parte aún se conserva. La mayor parte de su trabajo está alojado en los Museos Vaticanos, ya que decoró con frescos las habitaciones conocidas como las Estancias de Rafael, el principal encargo de su carrera, que quedó sin terminar a causa de su muerte y fue completado por ayudantes.

Después de sus años de juventud en Roma, gran parte de su obra, a pesar de haber sido diseñada por él, fue ejecutada por su taller, con una considerable pérdida de calidad. Ejerció gran influencia en su época; aunque fuera de Roma su obra fue conocida sobre todo a través de la producción que hicieron los talleres de grabado que colaboraban con él. Después de su muerte, la influencia de su principal rival, Miguel Ángel, se intensificó hasta los siglos XVIII y XIX, cuando las cualidades más serenas y armoniosas de Rafael fueron consideradas de nuevo como un modelo superior.

Su carrera se dividió de manera natural en tres fases y tres estilos, descritos así por Giorgio Vasari: sus primeros años en Umbría, el periodo posterior de cuatro años en Florencia (1504-1508), donde absorbió las tradiciones artísticas de la ciudad, y finalmente su último y triunfal período de doce años en Roma, trabajando para los papas y su corte.[10]

Nació en Urbino —una pequeña ciudad de la Italia central—, en la región de Marcas, localidad pequeña, pero importante desde el punto de vista artístico,[11]​ donde su padre Giovanni Santi era pintor de la corte del duque. En la pequeña corte de Urbino, Giovanni fue integrado en el círculo íntimo de la familia en un grado superior al que era habitual en otras cortes italianas, bajo un gobierno con un importante centro de cultura literaria y artística.[12]


Obra de Giovanni Santi, padre de Rafael; Cristo sostenido por dos ángeles (1490).
Posible autorretrato de Rafael durante su adolescencia.
Los desposorios de la Virgen de Rafael Sanzio, en la Pinacoteca de Brera en Milán. En esta obra, se puede apreciar la influencia de Perugino en la manera de pintar del joven.
Retrato de un joven, acaso Francesco Maria della Rovere, antaño perteneciente al Museo Czartoryski de Cracovia y actualmente desaparecido.
La misa de Bolsena, 1514, Estancia de Heliodoro.
Liberación de San Pedro, 1514, Estancia de Heliodoro.
El incendio del Borgo, 1514, Estancia del incendio del Borgo, pintada por el taller de Rafael a partir de un diseño del artista.
El Parnaso, 1511, Estancia de la Signatura.
La Galatea, una de sus principales obras mitológicas.
Retrato de Andrea Navagero y Agostino Beazzano o Retrato Doble, obra hecha por Rafael Sanzio durante su periodo romano. El retrato parece haber sido hecho en abril de 1516 estando los dos humanistas retratados en Roma, poco antes de que Andrea Navagero regresara a Venecia con motivo de su nombramiento como bibliotecario de la República Serenísima. La magna obra del italiano está hecha al óleo sobre lienzo. Mide 76 cm de alto y 107 de ancho y se conserva actualmente en la Galería Doria Pamphili de Roma.[51]
Proyecto que ideó Rafael para la basílica de San Pedro en el Vaticano, 1514.
Bosquejo preparatorio para la obra de La resurrección de Cristo, la cual es quizá su primera obra oficial.
La Fornarina, amante de Rafael.[n. 13][83]