Relación interpersonal


Las relaciones interpersonales son asociaciones entre dos o más personas.[1]​ Estas asociaciones pueden basarse en emociones y sentimientos, como el amor y el gusto artístico, el interés por los negocios y por las actividades sociales, las interacciones y formas colaborativas en el hogar, entre otros. Las relaciones interpersonales tienen lugar en una gran variedad de contextos, como la familia, los grupos de amigos, el matrimonio, los entornos laborales, los clubes sociales y deportivos, las comunidades religiosas y todo tipo de contextos donde existan dos o más personas en comunicación.

La atracción, amor, solidaridad e interacciones de negocios los trae juntos y eventualmente resulta una relación interpersonal sólida.[2]​ Las personas en una relación interpersonal pueden interactuar abiertamente, en cubierto, cara a cara o hasta anónimamente. Estas ocurren entre personas que llenan implícitamente o explicitamente las necesidades físicas o emocionales. Pueden ocurrir con amigos, familias, trabajadores, extraños, amigos virtuales, doctores o clientes.[3]

Las relaciones interpersonales pueden ser reguladas por ley, por costumbre o por acuerdo mutuo, y son una base o un entramado fundamental de los grupos sociales y de la sociedad en su conjunto. Estas relaciones juegan un papel fundamental en el desarrollo integral de las personas. A través de ellas, el individuo obtiene importantes refuerzos sociales del entorno más inmediato, lo que favorece su adaptación e integración al mismo.

Las relaciones humanas se dan entre diferentes personas con el mismo nivel pos sociales, como familia, amigos, personas conocidas. Se sabe que un 80% de las personas que participan en las relaciones humanas son sociables y un 20% no lo son. Una relación es habitualmente percibida como comunicación estrecha entre dos individuos, por ejemplo, relaciones íntimas o amorosas o relaciones padres e hijos. Obviamente, un individuo también puede establecer una relación firme con un grupo de varios individuos no particularmente emparentados entre sí.

La diplomacia no necesariamente está ligada con las relaciones comerciales o con las relaciones internacionales, pues también es de aplicación en otros círculos, y se refiere al tacto y a la prudencia que siempre es bueno tener a efectos que las relaciones interpersonales se desarrollen en armonía. Todos debemos asumir un rol diplomático en nuestras relaciones con los otros, y aún en el ámbito familiar, debemos regirnos por principios, por valores educativos e incluso de etiqueta (convenciones sociales) propios de una sociedad civilizada, aspectos que enriquecen la diplomacia interpersonal.


Personas teniendo relaciones interpersonales
Personas teniendo relaciones interpersonales