Repúblicas de Rusia


Según su constitución, la Federación Rusa está dividida en 85 sujetos federales, 21 de los cuales son repúblicas (ruso: республика, romanizado: respublika; plural: республики, respubliki). Las repúblicas son divisiones administrativas creadas originalmente como estados nacionales para representar áreas de etnia no rusa. Se denomina nacionalidad titular a la etnia indígena que da nombre a la república. Sin embargo, debido a siglos de migración rusa, cada nacionalidad no es necesariamente la mayoría de la población de una república.[1][2]​ Si no se consideran la República de Crimea y la ciudad federal Sebastopol como parte de Rusia (anexadas en 2014) y Donetsk y Lugansk los sujetos federales son 85.

Formadas a principios del siglo XX por Lenin y los bolcheviques después del colapso del Imperio ruso en 1917, las repúblicas estaban destinadas a ser regiones nominalmente independientes de la Rusia Soviética con derecho a la autodeterminación. La postura conciliadora de Lenin hacia las minorías rusas las convirtió en aliadas en la Guerra civil rusa y con la creación de la Unión Soviética en 1922 las regiones se convirtieron en Repúblicas Socialistas Soviéticas Autónomas (RSSA), un tercer orden de autonomía, subordinado a una república de la unión. Aunque oficialmente autónomas, las RSSA estaban en la práctica hipercentralizadas y en gran parte bajo el control del liderazgo central de la Unión Soviética. A lo largo de su historia, las RSSA experimentaron diversos períodos de rusificación y renacimiento cultural según quién dirigiera el país. La década de 1980 vio un aumento en la demanda de autonomía cuando la Unión Soviética comenzó reformas a gran escala de su sistema centralizado. En 1990 las ASSR declararon su soberanía y renunciaron a su condición de repúblicas autónomas. La Unión Soviética colapsó en 1991 y Rusia se independizó. Las repúblicas actuales se establecieron con la firma del Tratado de Federación en 1992, que les otorgó derechos y autonomía sustanciales. Las repúblicas se diferencian de otros sujetos en que tienen más poderes delegados a ellos. Las repúblicas tienen sus propias constituciones, idiomas oficiales e himnos nacionales. Debido a esto, Rusia es una federación asimétrica ya que los demás sujetos no tienen estos derechos. Los poderes varían entre repúblicas y depende en gran medida de su poder económico. A través de la firma de tratados bilaterales con el gobierno federal, las repúblicas tenían una amplia autoridad sobre sus economías, políticas internas e incluso relaciones exteriores en la década de 1990. Sin embargo, a principios de siglo, las reformas de centralización de Vladímir Putin erradicaron constantemente toda la autonomía que tenían las repúblicas con la excepción de Chechenia. Los acuerdos bilaterales fueron abolidos y en la práctica todo el poder recae en el gobierno federal. Con la terminación del tratado bilateral final en 2017, algunos comentaristas expresaron que Rusia dejó de ser una federación.