Bettino Ricasoli


Bettino Ricasoli, apodado el «Barón de Hierro», (Florencia, 9 de marzo de 1809 - Gaiole in Chianti, (Castillo - Brolio), 23 de octubre de 1880) fue un político italiano, alcalde de Florencia y el segundo Presidente del Consejo de Ministros de Italia después de Cavour.

Nacido en una notable familia florentina en el proceso de declive económico, vivió la mayor parte de su vida en la antigua finca principal de la familia: el Castillo de Brolio en Gaiole in Chianti, cerca de Siena.

Desde su infancia mostró un gran interés en las ciencias físicas y naturales y pasó su infancia con su padres Luis y Elizabeth Peruzzi en el Castillo de Brolio, hasta que su padre murió en 1816. Huérfano a la edad de dieciocho años con una propiedad agobiada por las deudas, se declaró adulto por un decreto especial del Gran Duque de Toscana y se le concedió la tutoría sobre sus hermanos menores. Interrumpió sus estudios y se retiró en Brolio y, con una gestión cuidadosa, logró salvar el patrimonio familiar.

Ricasoli fue un hombre de acción, muy religioso y de espíritu meditativo, su orientación política, al menos inicialmente, estuvo condicionada por el pensamiento y los escritos de Cesare Balbo y de Massimo d'Azeglio.

Siguiendo su índole religiosa, llegó a la conclusión de que el papado debía reformarse porque "privada de religión, la empresa italiana no tenía ninguna base".

En 1847, Ricasoli fundó el periódico La patria, cuyo programa tenía el objetivo de definir la «constitución de la nacionalidad italiana». En octubre de ese año fue designado para mediar entre Toscana y Módena, en un conflicto que se desató debido a la anexión del territorio de Lucca, a la Toscana. Esto lo convenció de que era necesario sentar las bases de una nueva política italiana. En 1848 fue elegido alcalde de Florencia, pero renunció a causa de la posición anti-liberal del gran duque Leopoldo II.