Rito bizantino


El rito bizantino (o 'constantinopolitano', también llamado 'griego') es una de las cinco grandes familias de ritos litúrgicos cristianos, que componen el Oriente cristiano. Es practicado por Iglesias originarias del antiguo Imperio romano de Oriente (cuya capital fue Constantinopla). En su mayoría son Iglesias ortodoxas pero también las hay que están en comunión con Roma (las llamadas Iglesias orientales católicas). Además, se utiliza el rito bizantino de un modo modificado en la iglesia luterana protestante de Ucrania, la comunidad luterana del rito bizantino (Ostkirchlicher Konvent), la comunidad de San Valentín (Sínodo del Gran Callón ELCA) y la iglesia evangélica luterana de Eslovenia. La sociedad del anglicanismo del rito oriental también lo emplea en sus misas.

La Iglesia de Constantinopla se convirtió en el centro político-religioso del Imperio romano después de que el emperador Constantino refundara en esa ciudad una nueva capital (324-330) en el lugar de la antigua ciudad de Bizancio. Constantinopla desarrolló su propio rito litúrgico de la liturgia de Santiago, en una forma de acuerdo a la modificada por Basilio el Grande, y en una más común, según modificada por Juan Crisóstomo. Después del cisma de Oriente de 1054, excepto por breves períodos de reuniones, la mayoría de los cristianos bizantinos no ha estado en comunión con la Santa Sede de Roma. Conforman el grupo de Iglesias ortodoxas del Este, cuya cabeza titular es el patriarca de Constantinopla.

Las Iglesias ortodoxas son en su mayoría independientes, unidas entre sí por la comunión con Constantinopla, que no ejerce autoridad real sobre ellas. Se encuentran divididas típicamente en Iglesias a lo largo de las fronteras de las naciones. Aquellas que han regresado a la plena comunión con Roma están representadas por las Iglesias orientales católicas de rito 'bizantino'.


San Basilio Magno celebrando Misa por el rito bizantino.
Iconostasio de una Iglesia búlgara.