Romanización del ruso


La romanización del ruso es una conversión consensuada del idioma ruso a una escritura latina, es decir, para transcribir y transliterar el idioma ruso a otro idioma con la escritura latina. El ruso tiene una gran cantidad de sistemas de romanización estandarizados, aunque en general no varían mucho de unos a otros. Fundamentalmente las más frecuentes son una norma ISO y una norma ONU basada en la normativa rusa GOST.

El ruso se escribe generalmente con el alfabeto cirílico, emparentado con el alfabeto latino y el griego, pero se puede escribir también con el alfabeto latino. La transcripción fonética más habitual, común por ejemplo en diccionarios de ruso a español, utiliza el Alfabeto Fonético Internacional (AFI). En informática, la romanización es importante para poder introducir o respetar el ruso escrito cuando no se dispone de un teclado adaptado. La distribución de teclas más habitual es un derivado del estándar QWERTY.

Uno de los principales problemas de una buena romanización se debe a la posición hegemónica o de lengua franca del idioma inglés y su influencia en los medios de comunicación de masas, en el sector comercial o científico. Es frecuente ver una transliteración del ruso con palabras dirigidas a los hablantes de inglés pero en un medio de comunicación en español. Por ejemplo, con la letra rusa «х» que se translitera al inglés habitualmente como «kh», en alemán como «ch» y en español es más frecuente y fiel a la fonética el uso de la letra «j».[1][2]

Muchos sistemas de transcripción fonética están pensados para lectores de una lengua en particular, ya que aunque comparten numerosas letras del alfabeto latino, la fonética es distinta y distorsionan completamente la naturaleza de la palabra. Por ejemplo, el apellido ruso «Воронин» se puede transcribir como «Voronin» en español o inglés, «Voronine» en francés y «Woronin» en alemán, para intentar imitar en lo posible la fonética rusa. El apellido ruso «Хрущёв» se puede transcribir como «Jruschov» en español, «Khrushchev» en inglés, «Khrouchtchev» en francés y «Chruschtschow» en alemán.

Es decir, en las conversiones del ruso al español, se suele preferir el valor fonológico básico que a respetar exactamente la pronunciación en ruso. Por ejemplo, el nombre propio en ruso de Горбачёв puede transcribirse como Gorbachov o Gorbachev, y ambos son preferibles a la palabra de Guerbachof, que sería una forma más cercana a la fonética original en ruso.

Hay un número de estándares que no son totalmente compatibles para la transliteración del cirílico ruso a otro idioma objetivo, ningunos de los cuales han recibido mucha popularidad y en realidad la transliteración se realiza a menudo sin ningún estándar uniforme.[3]


La letra cirílica mayúscula «Р» o la minúscula «р», habitualmente se romaniza en otros idiomas como la letra mayúscula R o la minúscula r.