Sacro Imperio Romano Germánico


El Sacro Imperio Romano Germánico[2]​ (en alemán, Heiliges Römisches Reich Deutscher Nation; en latín, Sacrum Romanum Imperium Nationis Germanicæ), a veces llamado Primer Reich o Imperio antiguo —para distinguirlo del Reich alemán de 1871-1918— fue una agrupación política situada en la Europa Occidental y Central, cuyo ámbito de poder recayó en el emperador romano germánico desde la Edad Media hasta inicios de la Edad Contemporánea.

Su nombre deriva de la pretensión de los gobernantes alemanes de continuar la tradición del Imperio carolingio (desaparecido tras el Tratado de Verdún del año 843), el cual había revivido el título de Emperador romano en Occidente como una forma de conservar el prestigio del antiguo Imperio romano.[3]​ El adjetivo «sacro» no fue empleado sino hasta el reinado de Federico Barbarroja para legitimar su existencia como la voluntad divina en el sentido cristiano. Así, la designación Sacrum Imperium fue documentada por primera vez en 1157,[4]​ mientras que el título Sacrum Romanum Imperium apareció hacia 1184[4]​ y fue usado de manera definitiva desde 1254. El complemento Deutscher Nation (en latín: Nationis Germanicæ) fue añadido en el siglo XV.

El Imperio se formó en 962 bajo la dinastía sajona a partir de la antigua Francia Oriental (una de las tres partes en que se dividió el Imperio carolingio).[nota 1]​ Desde su creación, el Sacro Imperio se convirtió en la entidad predominante en la Europa central durante casi un milenio hasta su disolución en 1806. En el curso de los siglos, sus fronteras fueron considerablemente modificadas. En el momento de su mayor expansión, el Imperio comprendía casi todo el territorio de la actual Europa central, así como partes de Europa del sur. Así, a inicios del siglo XVI, en tiempos del emperador Carlos V, además del territorio de Holstein, el Sacro Imperio comprendía Bohemia, Moravia y Silesia. Por el sur se extendía hasta Carniola en las costas del Adriático; por el oeste, abarcaba el condado libre de Borgoña (Franco-Condado) y Saboya, fuera de Génova, Lombardía y Toscana en tierras italianas. También estaba integrada en el Imperio la mayor parte de los Países Bajos, con la excepción del Artois y Flandes, al oeste del Escalda.

Debido a su carácter supranacional, el Sacro Imperio nunca se convirtió en un Estado nación o en un Estado moderno; más bien, mantuvo un gobierno monárquico y una tradición imperial estamental. En 1648, los Estados vecinos fueron constitucionalmente integrados como Estados imperiales. El Imperio debía asegurar la estabilidad política y la resolución pacífica de los conflictos mediante la restricción de la dinámica del poder: ofrecía protección a los súbditos contra la arbitrariedad de los señores, así como a los estamentos más bajos contra toda infracción a los derechos cometida por los estamentos más altos o por el propio Imperio.


Corona del Sacro Imperio (2.ª mitad del siglo X), conservada actualmente en la Schatzkammer de Viena.
Mitad izquierda del manto imperial, Schatzkammer de Viena.
Los príncipes electores del Sacro Imperio. De Bildatlas der Deutschen Geschichte, por Dr. Paul Knötel (1895).
Gregorio VII. Ilustración en un manuscrito de autor desconocido del siglo XI.
El imperio occidental, tal y como se dividió en el Tratado de Verdún, 843.
El Sacro Imperio Romano en su mayor extensión, en el siglo XIII.
Cristo corona a Enrique II el Santo y Cunegunda de Luxemburgo, acompañados por San Pedro y San Pablo ante representantes de Roma, Galia y Germania.
El Imperio en 1097.
Bandera del Sacro Imperio entre 1200 y 1350.
El Sacro Imperio Romano entre 1273 y 1378 y las principales dinastías reales.
Mapa del Imperio con la división en circunscripciones de 1512.
El imperio después de la Paz de Westfalia, 1648.
El imperio en vísperas de la Revolución francesa, 1789.