Saint-Cloud


Saint-Cloud es una ciudad del departamento de Altos del Sena, en la región de la Isla de Francia, en Francia. La ciudad está rodeada, por el norte: Suresnes, por el oeste: Rueil-Malmaison y Garches, y por el sur: Sèvres, Ville d'Avray y Marnes-la-Coquette. Su límite oriental está regado por el Sena que lo separa de la ciudad de Boulogne-Billancourt.

Saint-Cloud cuenta con 756 ha de superficie de las cuales 460 están ocupadas por el parque nacional. En 1999, el censo contaba 28 400 habitantes.

El 31 de diciembre de 2004, una comunidad de comunes se estableció en Saint-Cloud, Garches y Vaucresson. Se denomina Cœur de Seine (Corazón del Sena).[2]

En el siglo V el monje Clodoaldo, nieto de Clodoveo I e hijo de Clodomiro, rey de Orleans, prefirió la cruz de obispo a la corona del reino de los francos. Clodoaldo decidió alejarse de las querellas del poder entabladas por sus tíos, y se instaló en Novigentum, a orillas del Sena, una aldea de leñadores y pescadores. Se hizo construir un monasterio, del que todavía queda un muro (Plaza del Monasterio). Tras su muerte, ocurrida en 560, los milagros se sucedieron alrededor de su tumba y fue canonizado durante el siglo VII. La ciudad tomó entonces el nombre de Sanctus Clodoaldus, convertido hoy en Saint-Cloud. Las concentraciones a causa de los peregrinajes están en el origen de la actual fiesta de Saint-Cloud (una fiesta foránea).

En 1589, Enrique III, se instaló en el castillo edificado en Saint-Cloud por Jérôme de Gondi con la intención de asediar París ayudado por los Ligueurs; fue asesinado por el monje Jacques Clément. Enrique IV fue proclamado rey.

En las cercanías de Saint-Cloud, el Palacio de Saint-Cloud y su parque, creados a partir de 1658 por el duque de Orleans, hermano de Luis XIV, jugaron un importante cometido en la historia de Francia en el siglo XIX.