Salinidad


La salinidad es el contenido de sales minerales disueltas en un cuerpo de agua. Dicho de otra manera, es válida la expresión salinidad para referirse al contenido salino en suelos o en agua.

El sabor salado del agua se debe a que contiene cloruro de sodio (NaCl). Su concentración en los mares y océanos es muy elevada entre 33 y 37 g/L y muy baja en las aguas dulces, menor de 5 g/L.[1]​ Además esta salinidad varía según la intensidad de la evaporación o el aporte de agua dulce de los ríos aumente en relación con la cantidad de agua. La acción y efecto de disminuir o aumentar la salinidad se denomina desalinización y salinización, respectivamente. Por cierto, la mayoría de los lagos son de agua dulce. Por su parte, en las masas de agua de mayor salinidad, es posible flotar con mayor facilidad. Aunque, aun así en la hidrósfera, se ha comprobado que la mayor parte del agua, es salada.

La mayor parte del agua de la Tierra es salada: mientras el 97% es agua salada, el 3% es agua dulce.

Este proceso de evaporación es más intenso en las zonas tropicales, y menor en las zonas polares. Las aguas superficiales son más saladas porque la evaporación hace que la concentración de sal aumente. El contenido salino de muchos lagos, ríos, o arroyos es tan pequeño, que a esas aguas se las denomina agua dulce. El contenido de sal en agua potable es, por definición, menor a 0,05 %. Si no, el agua es señalada como salobre, o definida como salina si contiene de 3 a 5 % de sal en volumen. Por encima de 5% se la considera salmuera. El océano es naturalmente salino con aproximadamente 3,5 % de sal (ver agua de mar). Algunos lagos o mares son más salinos. El mar Muerto, por ejemplo, tiene un contenido superficial de alrededor del 15 %.

El término técnico de salinidad en el océano es halinidad, ya que realmente se basa en los iones haluros; el ion cloruro (Cl) es el anión más abundante en la mezcla de elementos disueltos. En oceanografía, ha sido tradicional expresar la halinidad, no en porcentaje, sino en partes por mil (‰), que es aproximadamente gramos de sal por litro de solución: g/L. Antes de 1978, la salinidad o halinidad se expresaba como , basándose en la relación de conductividad eléctrica de la muestra de "agua de Copenhage" (agua de manantial que se distribuye como estándar mundial). En 1978, los oceanógrafos redefinen la salinidad en Unidades Prácticas de Salinidad (ups, psu): relación de la conductividad de una muestra de agua de mar con respecto a la de una solución estándar de cloruro potásico (KCl).


Salinidad media anual superficial para los océanos, en unidades prácticas de salinidad (PSU) o gramos de sal por litro (de Atlas oceánico mundial 2001).