Samuel Crompton


Samuel Crompton (Firwood, Lancashire, 3 de diciembre de 175326 de junio de 1827) fue un inventor inglés,[1]​ conocido por idear la primera máquina de hilar verdaderamente práctica, denominada "spinning mule" (mula de hilar).[2][3]

Durante su infancia, Crompton perdió a su madre, y tuvo que contribuir a los recursos de la familia con el hilado. Los defectos de la Spinning-Jenny le imbuyeron la idea de concebir algo mejor, y durante cinco o seis años el esfuerzo absorbió todo su tiempo libre y dinero, incluyendo lo que ganaba por tocar el violín en el teatro Bolton. Sobre 1779 le llegó el éxito con la producción de una máquina apta para el hilado y uso en la manufactura de la muselina, que en un principio fue conocida como la hiladora de muselina o la hiladora Hall-i'-th'-Wood (por el mismo nombre de la casa de donde él y su familia residían), y más tarde como la Spinning-mule.[4]

Hacia 1779, Samuel Crompton consiguió fabricar una mula-jenny, una máquina que hilaba hilo adecuado para la fabricación de muselina.[5]​ Era conocida como la rueda de la muselina o la Hall i Woodwheel,[6]​ por el nombre de la casa en la que él y su familia vivían por esa época.[7]​ La mula-jenny se conoció más tarde como la mula hiladora. Había una gran demanda del hilo que Crompton fabricaba en Hall i' th' Wood, pero carecía de medios para obtener una patente. Las intromisiones en sus métodos obligaron a Crompton a elegir entre destruir su máquina o hacerla pública. Adoptó esta última alternativa tras las promesas de varios fabricantes de pagarle por el uso de la mula, pero todo lo que recibió fueron unas 60 libras.[5]​ Entonces retomó el hilado por su cuenta, pero con un éxito indiferente.[8]

La mula-jenny retorcía las mechas utilizando rodillos a la manera del bastidor de Arkwright, mientras que el carro del huso se movía hacia adelante y hacia atrás 54 pulgadas para estirar el hilo, y luego para recogerlo en los husos de hilatura a la manera de la jenny de Hargreaves.[9]​ La importancia de la mula radicaba en que podía hilar el hilo mejor de lo que se podía hacer a mano, lo que permitía obtener un hilo cada vez más fino. El hilo grueso (40s) se vendía a 14 chelines la libra mientras que (80s) hilado en su mula se vendía a 42 chelines la libra.[10]

Como la mula no estaba patentada, otros no tardaron en fabricarla. La máquina se construyó en hierro, se aplicó energía para asistir el movimiento hacia adentro en 1790[5]​ y para 1834 era totalmente automática o autoactiva.[11]​ Una encuesta realizada en 1812 mostró que había entre 4 y 5 millones de husos de mula en uso. Crompton no recibió regalías por su invento.[12][13]


Único ejemplo existente de una Spinning-mule
"Esta vista de The Hall ith' Wood near Bolton. (donde Samuel Crompton inventó la primera Spinning Mule) ...respetuosamente dedicada a los Hiladores de Algodón de Lancashire" Litografía de F. Jones (Day & Son, Lithographers to the Queen), según Selim Rothwell