Santo patrón


En la creencia religiosa, un santo patrón (en latín: sanctus patrōnus) es un santo que tiene una afinidad especial hacia una comunidad o a un grupo específico de personas. Los términos patrón y patrono son sinónimos de defensor y protector.

El concepto de Santo patrón se define como intercesores y abogados ante Dios, sea de una nación, un pueblo, un lugar, una actividad, una clase, una congregación, un clan o una familia.[1]

La Iglesia católica considera la veneración a los santos como una práctica que tiene base en la Biblia, entre otros ejemplos se citan:[2][3]

Ningún santo está muerto, todos están vivos en el cielo:

Los santos del cielo reciben las oraciones de los que están en la tierra y pueden presentarlas ante Dios:

El Concilio Vaticano II expresó el vínculo de veneración hacia los santos cuyos carismas los hacían recomendables a la devoción e imitación de los fieles:


San José es el santo patrón de los carpinteros, ingenieros, y trabajadores.
Santos patronos por continentes y regiones: San Benito de Nursia (Europa), San Jorge (Oriente Medio), San Moisés el Moro (África), San Francisco Javier (Asia), Nuestra Señora de Guadalupe (América) y San Pedro Chanel (Oceanía).