Sección para las Relaciones con los Estados (Secretaría de Estado de la Santa Sede)


La Sección para las Relaciones con los Estados o la Segunda Sección de la Secretaría de Estado es el órgano de la Curia romana encargada de tratar los asuntos que involucran a las negociaciones con los gobiernos civiles.

El origen de este cuerpo se encuentra en el súper Congregatio super negotiis ecclesiasticis extraordinariis Regni Galliarum (Congregación de los Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios del Reino de Francia) que el Papa Pío VI estableció el 28 de mayo de 1793 a hacer frente a los problemas derivados de la Iglesia como resultado de la Revolución Francesa. Después de la caída de Napoleón, el Papa Pío VII le dio competencia para las negociaciones con todos los gobiernos sobre asuntos eclesiásticos y lo renombró como Congregatio extraordinaria praeposita negotiis ecclesiasticis orbis catholici (Congregación Extraordinaria Encargado de Asuntos Eclesiásticos del Mundo Católico). Bajo el Papa León XIII, su nombre fue acortado a Congregatio pro negotiis ecclesiasticis extraordinariis (la Congregación de Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios), que se mantuvo incluso después de su título el Papa Pío X en 1909 hizo parte de la Secretaría de Estado.[1]

Esta disposición fue incorporada en el Código de Derecho Canónico, que describió la Secretaría de Estado como compuesta de tres tramos, de los cuales esta congregación fue la primera 1917:

En su canon 255, el Código define el campo de acción de la congregación, como erigir o dividir las diócesis y nombrar obispos, cuándo participar en las negociaciones con los gobiernos civiles, y otros asuntos que el Papa puede optar por encomendar a la misma, en especial algunos vinculados al derecho civil, a acuerdos y concordatos con otros estados y la Santa Sede.[3]​ El Cardenal Secretario de Estado era simultáneamente prefecto de la Congregación de Asuntos Eclesiásticos Extraordinarios con el secretario equivalente al actual secretario para las Relaciones con los Estados.

Con la Constitución Apostólica Regimini Ecclesiae Universae de 15 de agosto de 1967, el Papa Pablo VI, siguiendo las recomendaciones del Concilio Vaticano II, reorganizó la Secretaría de Estado, suprimiendo la Cancillería de informes Apostólicos. Estableció lo que sería la primera sección como un órgano distinto de la Secretaría de Estado, aunque estrechamente relacionados, y lo llamó el Consejo para los Asuntos Públicos de la Iglesia. El 28 de junio de 1988 el Papa Juan Pablo II publicó la Constitución Apostólica Pastor Bonus, por la que creó un segundo cuerpo, bajo el nombre de "Sección para las Relaciones con los Estados", siendo la primera la Sección de Cultura General Asuntos.[1]