Secesión


Una secesión es el acto de retirarse de una organización, unión o entidad política. Típicamente, hay un fuerte factor diferencial que motiva la retirada. La palabra deriva del latín secessio.[1]

La secesión puede ser un hecho o un derecho. Como derecho el fenómeno político de la secesión requiere la previa existencia de una Confederación, del que forme parte el Estado que manifiesta su voluntad de separarse de la unión rompiendo el pacto. La Confederación es una forma de Estado federativo que se diferencia de la Federación ya que esta última es una unión de Estados indestructibles en un solo Estado indestructible. En un Estado federal no existe el derecho de secesión, en cambio en la Confederación sí.

La secesión, como hecho, suele confundirse con la independencia. Pero no es igual [cita requerida]. En las guerras de secesión (como la Guerra de Secesión de Estados Unidos), lo decisivo es la voluntad de un Estado preexistente de separarse de la unión con otros Estados. Mientras que en las guerras de independencia se trata de la procuración de un nuevo Estado.

La secesión no consiste únicamente en la formación de una nueva asociación política entre individuos o el repudio por parte de un grupo de personas de su obligación de obedecer las leyes del estado. También consiste en la toma de parte de un territorio reconocido como parte de otro. Por lo tanto, las diferentes teorías sobre la secesión también deben analizar bajo qué circunstancias un grupo de personas tiene el derecho a reclamar como suyo parte del territorio de un estado soberano.

En la literatura filosófica se puede distinguir entre teorías de derecho de reparación (Remedial Right Only Theories) y teorías de derecho fundamental (Primary Right Theories). [2]

Las teorías de derecho de reparación establecen la analogía entre el derecho de secesión y el derecho a la revolución, entendiendo este como un derecho que un grupo de personas posee como resultado de violaciones de sus derechos realizadas dentro del grupo al que pertenecen, es decir, que la secesión estaría justificada como un último recurso frente a injusticias cometidas sobre el grupo secesionado. Bajo esta perspectiva, el derecho a la secesión no es un derecho fundamental sino derivado de la violación de otros derechos más básicos. Existen diferentes versiones de las teorías del derecho de reparación, en las cuales se especifican diferentes injusticias que dan base al derecho de reparación, tales como persistentes violaciones de derechos humanos o la adquisición injusta del territorio de un estado legítimo (en este caso, la secesión sería la devolución de un territorio, como en la secesión de las repúplicas bálticas de la Unión Soviética en 1991).