Secretaría de Estado de la Santa Sede


La Secretaría de Estado de la Santa Sede (en latín Secretaria Status, en italiano Segreteria di Stato) es el dicasterio más antiguo en la curia romana, y el que colabora más de cerca con el sumo pontífice en el ejercicio de su misión en la Iglesia católica.[1][2]​ Es presidida por el secretario de Estado y desempeña todas las funciones políticas y diplomáticas de la Santa Sede. La Secretaría se divide en dos secciones, la Sección de Asuntos Generales y la Sección de Relaciones con los Estados, conocidas como la Primera Sección y Segunda Sección, respectivamente. Creada en el siglo XV, es ahora el dicasterio que más participa en la coordinación de las actividades de la Santa Sede. Es dirigida por el cardenal secretario de Estado.[1]

Su origen se remonta al 31 de diciembre de 1487, cuando fue instituida la Secretaria Apostólica en la que figuraba el llamado Secretarius domesticus con carácter preeminente sobre los demás dicasterios. León X establece el Secretarius intimus que se consolida en el Concilio de Trento. Con Inocencio X se realiza una unificación de los organismos, reforzando la Secretaría de Estado. Será con Pablo VI, en cumplimiento de los acuerdos del Concilio Vaticano II, cuando la Secretaría toma su forma definitiva. El 28 de junio de 1988, mediante la Constitución Apostólica Pastor Bonus, Juan Pablo II regula la Secretaría en las dos secciones hoy vigentes.[2]

Siempre según la regulación de la Constitución Pastor bonus, la Secretaría de Estado está dirigida por un cardenal y se divide en: el Sustituto de la Secretaría de Estado (dirigido por tradición por un arzobispo) encargado del despacho de los asuntos corrientes del Papa y que coordina los demás dicasterios de la Curia y otros organismos de la Santa Sede; la Sección de relaciones con los Estados que ejerce funciones similares a las de un Ministerio de Asuntos Exteriores o Departamento de Estado en otros países.[2]

La Sección de Asuntos Generales, o primera sección, se encarga de las operaciones normales de la Iglesia. La primera sección organiza las actividades de la Curia y los nombramientos en las oficinas curiales, mantiene documentos y papales, mantiene el sello papal y el anillo del Pescador, se ocupa de las preocupaciones de las embajadas ante la Santa Sede y publica las comunicaciones oficiales. En el extranjero, la primera sección se encarga de organizar las actividades de los nuncios de todo el mundo en sus actividades relacionadas con la iglesia local.[1]

La primera sección está dirigida por un arzobispo conocido como sustituto para Asuntos Generales o, más formalmente, sustituto de Asuntos Generales de la Secretaría de Estado. El actual sustituto es monseñor Edgar Peña Parra.