Seminario


El seminario es una casa de formación para jóvenes y adultos, que de manera voluntaria y aceptados por las autoridades eclesiásticas de las que depende, inician un itinerario de formación que los conduce al ministerio.

Los seminarios sacerdotales son conocidos también como “seminario diocesano”, “seminario episcopal” y “seminario mayor”. Existen además los seminarios “interdiocesanos”, los cuales prestan servicio para diferentes diócesis de una región o país, bajo la tutela de la Conferencia Episcopal, que es la reunión nacional o regional de los obispos. Los nombres genéricos de algunos seminarios denotan su origen, como los “Seminarios conciliares” fundados a partir de las disposiciones del Concilio de Trento), los “seminarios metropolitanos o archidiocesanos” pertenecientes a una archidiócesis (escrito también “arquidiócesis”), los “seminarios patriarcales” pertenecientes a un patriarcado latino como el Patriarcado Latino de Jerusalén y los seminarios pertenecientes a órdenes religiosas, que llevan por lo general en su título el origen de su carisma (“seminario claretiano”, “seminario jesuita”, “seminario franciscano”, "seminario salesiano”, etc.).

El seminario más antiguo del mundo, anticipándose al Concilio de Trento es el Almo Collegio Capranica. El más antiguo de España, también anticipándose a Trento lo encontramos en Valencia, es el Colegio Mayor-Seminario de la Presentación de la Bienaventurada Virgen María en el Templo y Santo Tomás de Villanueva, fundado por Santo Tomás de Villanueva. En principio es un seminario para la formación del futuro clero diocesano de la diócesis de Valencia, y los candidatos eran por lo general pobres, de ahí la preocupación de Tomás de Villanueva por la creación de dicho seminario.

Ya posteriormente al Concilio de Trento comienza lo que podría denominarse verdaderamente la historia de los seminarios católicos para la formación del clero.

La historia de los seminarios sacerdotales católicos es relativamente reciente. Estos solo tomaron forma definitiva durante la celebración del XIX Concilio Ecuménico de la Iglesia católica, conocido también como Concilio de Trento y celebrado por etapas entre 1545 y 1563. Antes del Concilio, la formación sacerdotal en lo que concierne al Clero secular no existía como tal y la ordenación de nuevos sacerdotes estaba supeditada a juegos e intereses políticos durante el Medioevo y casi reservada a las clases más poderosas en Europa. De semejante cuadro estaban excluidas las órdenes religiosas que desde los inicios del cristianismo tenían las Reglas religiosas como norma y el Noviciado como requisito indispensable.


Antiguo seminario de Hazebrouck en Francia
Seminario conciliar de Teruel
En el seminario, el candidato al sacerdocio vive una vida intensa de oración, estudios y vida litúrgica
San Ignacio de Loyola, uno de los grandes promotores de la formación sacerdotal después del Concilio de Trento
San Carlos Borroméo, el célebre arzobispo de Milán, fue de los primeros en crear seminarios en Arquidiócesis después de Trento (óleo de Crespi)
Seminario mayor de Asidonia-Jerez