Siglo XV


El siglo XV d. C. (siglo quince después de Cristo) o siglo XV e. c. (siglo quince de la era común) comenzó el 1 de enero de 1401 y terminó el 31 de diciembre de 1500. Es llamado el «Siglo de las Innovaciones» y abre la denominada «era de los descubrimientos». A pesar del halo positivo con que habitualmente se ha connotado este periodo, el siglo XV es también el inicio de una era de represión (la caza de brujas por parte de la Inquisición),[1]​ así como del expansionismo europeo que derivará posteriormente en la Conquista de América, o el traslado masivo en condiciones inhumanas y la posterior esclavización de millones de personas desde África (comercio atlántico de esclavos).

La población mundial a finales de este siglo se estima en 460 millones de habitantes, repartida esencialmente entre tres grandes zonas; China-Japón-Corea, la India y Europa Occidental. Esta última todavía estaba marcada por la Peste Negra de 1347-1352 que diezmó entre el 25% y el 50% de la población europea.[2]

Para la historia occidental europea, el siglo XV es el último siglo de la Edad Media , el puente entre la Baja Edad Media, el Renacimiento temprano y la Edad Moderna, tomándose convencionalmente como momento de división entre ellas el año 1492 (encuentro de dos mundos) o el 1453 (toma de Constantinopla por los turcos). Muchos desarrollos tecnológicos, sociales y culturales del siglo XV pueden considerarse retrospectivamente como el «milagro europeo» de los siglos siguientes. En cuanto a la religión, el papado romano en Europa se dividió en dos partes durante décadas (el llamado cisma de Occidente). La división de la Iglesia católica y los disturbios asociados con el movimiento husita serían factores del surgimiento de la Reforma protestante en el siglo siguiente.

Constantinopla, en lo que hoy es Turquía, entonces la capital del Imperio bizantino cristiano, cayó ante los emergentes turcos otomanos musulmanes, lo cual marca el fin del tremendamente influyente Imperio bizantino y, para algunos historiadores, el final de la Edad Media.[3]​ El evento obligó a los europeos occidentales a encontrar una nueva ruta comercial hacia el Este, lo que agregó un mayor impulso a lo que fue el comienzo de la era de los descubrimientos que llevaría, paulatinamente, a cartografíar todos los rincones del mundo. Las exploraciones realizadas por los portugueses y por los españoles llevaron a los avistamientos europeos de América (Nuevo Mundo) y al paso por mar a lo largo del cabo de Buena Esperanza hacia la India, en la última década del siglo. Estas expediciones marcaron el comienzo de la era de los imperios coloniales portugueses y españoles.


El desembarco de Cristóbal Colón a la isla Guanahaní, a lo que creía que era la India.
La imprenta trasformó el modo clásico de escritura a mano.
La batalla de Agincourt, hito clave de la guerra de los Cien Años, que dio inicio a una nueva fase en que los ingleses se apoderaron de media Francia.
El rey del renacimiento Matías Corvino de Hungría. Su ejército mercenario permanente (el Ejército Negro) tenía el potencial militar más fuerte de su era.
Pintura moderna de Mehmed II marchando sobre Constantinopla en 1453
Detalle de The Emperor's Approach que muestra el carro real del Emperador Xuande, dinastía Ming
Los diecisiete Kuchkabals de Yucatán después de la liga de Mayapán en 1461.
El asedio de Rodas (1480). Los barcos de los Hospitalarios en la vanguardia, y el campamento turco al fondo.
Juana de Arco, La Doncella de Orleans
El rey Enrique VII de Inglaterra (1457-1509), fundador de la casa real de Tudor
Filippo Brunelleschi, recordado como uno de los grandes ingenieros y arquitectos de todos los tiempos .
Retrato de Luca Pacioli con un estudiante, de Jacopo de' Barbari (Museo di Capodimonte).