Simbología comunista


El simbolismo comunista apela a diversos temas, como la revolución, el proletariado, los campesinos, la agricultura o la solidaridad internacional. Los estados, partidos y movimientos comunistas utilizan estos símbolos para su propaganda y para recabar apoyos a su causa.

Normalmente estos símbolos, junto con el pentagrama que representa los cinco continentes habitados o los cinco componentes de la sociedad comunista (campesinos, obreros, ejército, intelectuales y jóvenes),[1]​ aparecen en amarillo sobre un fondo rojo que representa la revolución. La bandera de la Unión Soviética incorporaba una estrella roja bordeada en amarillo y el emblema de la hoz y el martillo sobre fondo rojo. Las banderas de Vietnam, China, Corea del Norte, Angola y Mozambique incorporaron símbolos similares bajo los gobiernos comunistas.

La hoz y el martillo se han convertido en el símbolo del comunismo, y aparece en las banderas de la mayoría de los partidos comunistas del mundo. No obstante, la bandera del Partido del Trabajo de Corea lleva un martillo que representa a los obreros industriales, una hoz que representa a los trabajadores agrícolas y un pincel que representa a los intelectuales.

En Hungría, Lituania, Letonia, Polonia, Ucrania[2]​ e Indonesia está prohibido el uso de símbolos comunistas en público, y su exhibición con fines no educativos puede considerarse una infracción penal.

El martillo representa la clase obrera industrial y la hoz a los trabajadores agrícolas. Juntos, simbolizan la unidad de estos dos grupos.

El emblema de la hoz y el martillo se utilizó por primera vez durante la revolución rusa de 1917, pero no se convirtió en el símbolo oficial de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia hasta 1924. Desde dicha revolución, este emblema pasó a ser el símbolo de varios países socialistas y partidos comunistas.


Hoz y martillo.
Estrella roja.
Bandera roja.
Bandera roja y negra.
Starry Plough flag (1914).svg
Unknown Chinese Communist Flag (1920s?).png
Los líderes soviéticos procuraban distinguir sus insignias de los emblemas utilizados por el emperador y la aristocracia rusa. Así, sustituyeron y omitieron los elementos heráldicos tradicionales, cambiando los emblemas que no satisfacían la prácticas europeas tradicionales.
Un tableau vivant en una concentración comunista en Kerala (India), con dos agricultores formando la hoz y el martillo.