Península del Sinaí


La península del Sinaí, o simplemente el Sinaí (en árabe: شبه جزيرة سيناء, Shibh Yaziret Sina' ; en hebreo: חצי האי סיני) es una península con forma de triángulo, ubicada en la región asiática de Oriente Próximo. Políticamente pertenece a Egipto, limitando al norte con el mar Mediterráneo, al oeste con el istmo de Suez (que la une a África y por el que discurre el canal de Suez), al este, con la frontera con Israel (que la separa del desierto del Néguev), al noreste con el Estado de Palestina y al sur con el mar Rojo. Su vértice meridional se introduce en el citado mar definiendo dos golfos en el mismo, al oeste el golfo de Suez, y al este el golfo de Eilat.

Se aprecian dos partes diferenciadas en la península: el desierto arenoso en el norte, y las abruptas montañas escarpadas en el sur, con cumbres que sobrepasan los 2000 m sobre el mar Rojo. Destacan el monte Catalina, el más alto del Sinaí con 2642 metros, y el propio monte Sinaí (2285 m), la montaña donde, según el Antiguo Testamento, recibió Moisés las Tablas de la Ley. A sus pies se encuentra el monasterio de Santa Catalina.

Una cueva con pinturas de personas y animales fue descubierta a unos 30 kilómetros (19 millas) al norte del monte Catalina en enero de 2020, que data del Período Calcolítico , alrededor del quinto al cuarto milenio a. C.[1]

El Sinaí fue llamado Mafkat («País de la Turquesa») por los antiguos egipcios. Desde la época de la Primera Dinastía o antes, los egipcios extraían turquesas del Sinaí en dos lugares, ahora llamados en árabe egipcio Wadi Magharah y Sarabit El Khadim. Las minas se trabajaron de forma intermitente y estacional durante miles de años. Los intentos modernos de explotar los depósitos no han sido rentables.

Durante las Cruzadas estuvo bajo el control del Califato Fatimí . Más tarde, el sultán Saladino abolió el califato fatimí en Egipto y también tomó esta región bajo su control. Fue la ruta militar de El Cairo a Damasco durante las Cruzadas. Y para asegurar esta ruta, construyó una ciudadela en la isla del Faraón (cerca de la actual Taba) conocida por su nombre «ciudadela de Saladino».

En el año 1967 la península fue conquistada por el Estado de Israel en el marco de la guerra de los Seis Días; cesando de este modo la soberanía egipcia de la misma. A partir de este momento los israelíes inician la construcción de una serie de infraestructuras civiles y militares para aprovechar este nuevo territorio estratégico a su disposición. Sin embargo quince años después, en 1982, y tras diversas negociaciones, Israel le devuelve a Egipto la península (país que nunca había dejado de reclamarla).[2]