Sinonimia (semántica)


La sinonimia es una relación semántica de identidad o semejanza de significados entre determinadas expresiones o palabras de la misma categoría gramatical (llamadas sinónimos).[1]​ Por lo tanto, los sinónimos son expresiones o palabras que tienen un significado similar o idéntico entre sí, y pertenecen a la misma categoría gramatical.[2]​ Por ejemplo, sinónimos de desastre son calamidad, devastación, ruina, catástrofe y cataclismo. La prueba estándar de la sinonimia es la sustitución, una palabra puede ser sustituida por otra en una frase sin cambiar su significado. Las palabras se consideran sinónimas sólo en un sentido concreto: ‘largo’ y ‘extendido’ en el contexto de un tiempo largo o extendido son sinónimos, pero ‘largo’ no puede usarse en la familia extensa.

La sinonimia estricta es bastante rara en las formas de expresión oral y suele darse por la existencia de formas dialectales coexistentes o en formas léxicas del mismo significado, pero usadas en contextos diferentes. La sinonimia parcial es mucho más frecuente.

Como se puede observar, nervioso y modificado son sinónimos parciales de alterado, pues cada uno es válido para determinados contextos. Sin embargo, en el primer ejemplo no es posible substituir alterado por modificado (sin cambio de significado) ni en el segundo alterado por nervioso.

La sinonimia también puede referirse a la figura que consiste en usar intencionadamente voces sinónimas de significación similar para amplificar o reforzar la expresión de un concepto, por ejemplo: