Sistema anglosajón de unidades


El sistema anglosajón de unidades es un conjunto de unidades de medida diferentes a las del Sistema métrico decimal, que se utilizan actualmente como medida principal en los Estados Unidos, el Reino Unido (antiguamente) y en algunos territorios históricamente vinculados a estos dos países como es el caso de Puerto Rico, un Estado libre asociado de Estados Unidos.[1]​ Existen ciertas discrepancias entre los sistemas de Estados Unidos y del Reino Unido —donde se denomina sistema imperial—, e incluso sobre la diferencia de valores entre otras épocas y en la actualidad.

Este sistema se deriva de la evolución de las unidades locales a través de los siglos y de los intentos de estandarización en Inglaterra. Las unidades mismas tienen sus orígenes en la antigua Roma. Hoy en día, estas unidades van siendo lentamente reemplazadas por el Sistema Internacional de Unidades, aunque en Estados Unidos la inercia del antiguo sistema y el alto costo de migración ha impedido en gran medida el cambio.

En el Reino Unido, a la vez que las naciones continentales adoptaban el sistema métrico, se hizo un esfuerzo de unificación de las unidades de medida, hasta entonces, como en el resto del mundo, distintas de región a región, para imponer el llamado sistema Imperial. Los Estados Unidos hicieron otro tanto, pero no siguieron los patrones de la antigua metrópoli y tomaron como base otro sistema, de modo que, en muchos casos, las unidades de medida británicas son distintas de las de los Estados Unidos.

El gobierno de los Estados Unidos adquirió copias de los patrones del metro y del kilogramo ideados en Francia con fines de referencia en 1805 y 1820 respectivamente. En 1866 el Congreso de Estados Unidos aprobó una ley permitiendo que fuese lícito usar el sistema métrico en los Estados Unidos. El proyecto de ley, que fue permisivo en lugar de obligatorio, define el sistema métrico en términos de unidades de uso común en lugar de con una referencia al prototipo del metro internacional y del kilogramo.[2]: 10–13 [3]​ En 1893, las normas de referencia para unidades habituales se habían vuelto poco fiables. Por otra parte, los Estados Unidos, siendo un signatario de la Convención del Metro estaba en posesión de prototipos nacionales del metro y del kilogramo que fueron calibrados. Esto condujo a la Orden de Mendenhall, que redefinió las unidades del sistema, haciendo referencia a los prototipos métricos nacionales, pero utilizando los factores de conversión de la Ley de 1866.[3]: 16–20  En 1896 hubo un proyecto de ley que haría que el sistema métrico fuera obligatorio en los Estados Unidos.


     Países que adoptaron el sistema métrico decimal actualmente sustituido por el Sistema Internacional de Unidades.
     Países en proceso de adherirse al Sistema Internacional.
     Estados Unidos en rojo es el único país del mundo donde es oficial el Sistema Anglosajón de Unidades.