Sistema de protección antihielo de aeronaves


Uno de los peligros a los que está sometida una aeronave es a la formación de hielo (engelamiento). Aunque el hecho en sí no conlleva peligro, realizar maniobras en estas condiciones sí que puede provocar consecuencias graves. De forma general, el hielo puede aparecer cuando alguna parte de la estructura de la aeronave está a una temperatura por debajo del punto de congelación de las partículas de agua contenidas en la atmósfera. A la formación de hielo sobre la superficie de la aeronave se lo conoce como engelamiento. El engelamiento es un problema tanto en vuelo como en tierra, con el avión en el estacionamiento.

El engelamiento tiende a producirse en los bordes de ataque de las alas y estabilizadores, tomas de aire del motor y dinámicas del avión, hélices, parabrisas, y en general, en todas las zonas de remanso de la corriente de aire como tubos pitot, antenas, etc. Esto provoca una distorsión de la geometría de las superficies sustentadoras y como consecuencia una disminución de la sustentación, además de generar otros problemas como pérdidas de datos.[1]

Se pueden englobar los sistemas de protección contra el hielo en dos grandes campos: sistemas antihielo y sistemas de deshielo.

Normalmente, estos sistemas se basan en el suministro de calor en las zonas afectadas por el engelamiento. Sin embargo también se usan medios mecánicos y químicos, además del térmico.

En cada compañía aérea el procedimiento de deshielo puede ser diferente. Todos los procedimientos establecidos para realizar un deshielo de la aeronave tienen el propósito de asegurar que el fuselaje no tiene contaminación y no hay degradación de las condiciones aerodinámicas ni mecánicas.[2]

Las zapatas neumáticas son un sistema de deshielo de los bordes de ataque de un perfil de las superficies aerodinámicas de la aeronave. Se trata de un sistema bastante económico para las compañías y necesita una potencia para funcionar pequeña.


Hielo en un avión. El hielo ha causado numerosos accidentes de aviación.
Protuberancias de hielo en la pala del rotor.
Ala de un avión de pasajeros Bombardier Dash 8 Q400. La bota de deshielo de goma negra se infla con aire, lo que produce crestas para agrietar y desalojar el hielo acumulado.
Sección de una bota neumática en el ala de un avión.
Una hélice con sistema de electro-térmico.
Detalle del plano de cola de un avión con un sistema de deshielo TKS, que muestra algunos de los miles de pequeños orificios a través de los cuales se bombea el líquido de deshielo.
Una pala de hélice con un sistema de dispositivos de fluido TKS.
Operación de botas de deshielo.
Una capa delgada de hielo en el borde de entrada de un turboventilador CFM56.