Socialismo libertario


El socialismo libertario es un grupo de filosofías políticas que favorecen la socialización de los medios de producción, es decir la expropiación y la colectivización de la propiedad privada, y que el rumbo de la producción —qué producir y qué no producir— se decida mediante asambleas de trabajadores.[1]​ Estas ideologías suelen distinguirse del socialismo mayoritario —al que llaman socialismo de Estado[2][3]​— en que abogan por el control obrero de los bienes productivos, en vez del control estatal, mientras que al igual que otras formas de socialismo rechazan el capitalismo —la organización de la producción basada en la propiedad privada y la economía de mercado.

Los socialistas libertarios de diferentes corrientes generalmente apoyan la expropiación y la colectivización —la abolición de la propiedad privada y de la economía de mercado por una propiedad comunitaria— si estas se realizan usando medios descentralizados como el gobierno asambleario de la organización política y la producción económica, sindicatos y consejos obreros.[4]​ Su intención al pretender expropiar y colectivizar la mayoría de la propiedad y las empresas es, desde su perspectiva, la descentralización del poder político y económico. Los socialistas libertarios tienden a negar la legitimidad de la mayoría de las formas de propiedad privada, debido a que miran a las relaciones sociales de propiedad privada y economía de mercado como formas de organización que son antagonistas a la libertad individual.[5][6]​ Es por ello que rechazan las relaciones voluntarias del capitalismo de libre mercado puesto que consideran que en realidad serían forzosas, llamándolas esclavitud salarial.

Los socialistas libertarios suelen ser críticos de la legitimidad del Estado —en tanto lo consideran protector de las propiedades de los individuos y creen que esta protección es contraria a la libertad individual.[7]


William Godwin, uno de los precursores del término «Socialismo».
Edición de 17 de agosto de 1860 de la publicación comunista libertaria Le Libertaire editada por Joseph Déjacque. Un precedente del uso del término «libertario» en un contexto socialista libertario. Sin embargo las publicaciones de Déjacque tuvieron escasa difusión en su tiempo y la palabra no se empezó a usar en Francia hasta 1893 desde la declaración de las Lois scélérates.[23]
Xilografía de un documento de los Diggers por William Everard.
Mijaíl Bakunin, principal teórico del anarcocolectivismo
Piotr Kropotkin, principal teórico del anarcocomunismo
De la unión del negro del anarquismo y el rojo del movimiento obrero surge la bandera del anarcosindicalismo.
La revista Socialisme ou Barbarie.
Antonio Negri, teórico del autonomismo marxista italiano.
Herbert Marcuse, asociado con la Escuela de Fráncfort, fue un influencial socialista libertario[63]​ en la Nueva Izquierda estadounidense.[64]
Murray Bookchin, teórico del comunalismo.
Subcomandante Marcos (centro) en Chiapas, 1999.