Sociología histórica


La sociología histórica es una rama de la sociología que se centra en cómo las sociedades se desarrollan a través de la historia. Examina la forma en que las estructuras sociales, que muchos consideran como naturales, son de hecho formadas por procesos sociales complejos. La estructura, a su vez, da forma a instituciones y organizaciones, que afectan a la resultante sociedad, dando lugar a diversidad de fenómenos que van desde el sesgo de género, la desigualdad de ingresos, la guerra, entre otros.

La sociología histórica contemporánea se ocupa principalmente en cómo el Estado se ha desarrollado desde la Edad Media, el análisis de las relaciones entre Estados, las clases, los sistemas económicos y políticos.

Con el paso del tiempo, la historia y la sociología se han desarrollado como dos diferentes disciplinas académicas. Los datos históricos se utilizan en la actualidad principalmente de tres maneras:

1) Validar una teoría en una diversidad de casos. Consiste en aplicar diversos materiales históricos con el fin de demostrar la aplicación de una teoría. Del mismo modo, los sociólogos podrían aplicar la teoría a ciertos casos de investigación, para explicar procesos más amplios que se presentan en diferentes modalidades.

2) Comparar y contrastar acontecimientos. Analizados por su especificidad o por lo que los hace únicos, ciertos acontecimientos utilizados por el sociólogo pueden contrastarse y compararse. Para los sociólogos interpretativos es muy común que utilicen la tradición Verstehen.

3) Establecer causalidades a nivel macro. Este es el método de Mill: a) principio de diferencia: un caso con efecto y causa presente se contrasta con un caso con efecto y causa ausente; y b) principio de acuerdo: los casos con los mismos efectos se comparan en términos de sus causas (idealmente idénticas). Hay un debate importante sobre la utilidad del método de Mill para la investigación sociológica, que se relaciona con el hecho de que la investigación histórica a menudo se basa en pocos casos, y que muchas teorías sociológicas son probabilísticas y no determinísticas.[1]​ Hoy en día, la sociología histórica, es medida por un conjunto de preguntas que son ricas en detalle.[2]