Statu quo


El statu quo[1]​ (literalmente 'en el estado en que';[2]​ pronunciado [statu-kuó]) es el estado de cosas de un determinado momento.[2][3]​ El latinismo se usa para aludir al conjunto de condiciones que prevalecen en un momento histórico determinado[4]​ y es la reducción de la fórmula diplomática in statu quo ante.[5]

Generalmente se emplea la forma status quo, incorrecta para la Real Academia Española,[3]​ ya que al reducirse la forma in statu quo ante, en la que el ablativo sí tenía razón de ser, ha quedado fijada la locución con statu. A este uso erróneo contribuye la existencia del latinismo status.[6]​ Al igual, es invariable en singular y en plural (el statu quo, los statu quo).[3]​.

El statu quo suele cuestionarse y revisarse a través de los movimientos sociales. Estos buscan aliviar o prevenir un problema en particular y, a menudo, moldear el sentimiento social y la expresión cultural de una sociedad o nación.[7]​ El statu quo es, al menos en parte, rechazado por sus protagonistas, los progresistas, que lideran el movimiento.[8]​ Sus defensores van desde los debatidores, los transigentes, los proponentes de elecciones y referendos hasta los dogmáticos y losreaccionarios.[8]

Al profesor y economista Clark Kerr se le atribuye la frase: "El statu quo es la única solución que no se puede vetar",[9]​ lo que significa que el statu quo no se puede anular con una simple decisión; para cancelarlo, debe realizar determinadas acciones.

Karl Marx veía la religión organizada como un medio para que la burguesía mantuviera al proletariado satisfecho con un statu quo desigual.[10]

En economía conductual, un cambio en el statu quo suele ser una tendencia a resistir el cambio, una preferencia exagerada por el statu quo en la toma de decisiones, explicada por el hecho de que los riesgos son más importantes que los posibles beneficios.[11]